No aprendimos nada

Rusia 2018 pasó y dejó muchos aprendizajes para el que quiera leer. Pero en Argentina parece regir la necedad.

Sigue leyendo

Anuncios

El ADN Inglés

Los atractivos de la Premier League han llevado a los mejores futbolistas y a los mejores entrenadores a competir allí. Sin embargo esto no tenía un correlato de éxito en el seleccionado hasta ahora.

Sigue leyendo

Dossier Táctico: Patronato (Paraná) 2 – San Lorenzo 2

Intro

El ciclo futbolístico 2016 presenta el regreso a los torneos cortos por una presunta última vez, para luego aplicar desde julio el sistema de liga anual con calendario europeo. A fin de diagramar el fixture, se subdividió a los 30 equipos de Primera División en dos grupos de 15 integrantes, con emparejamientos clásicos interzonales.

Patronato logró un sufrido ascenso en su definición por penales ante Ramón Santamarina de Tandil, que lo depositó por primera vez en la primera categoría del fútbol argentino a excepción de su participación en el Nacional 1978. Con la ida de su DT Iván Delfino, el Patrón incorporó buena base del plantel de Nueva Chicago, incluyendo a Rubén Forestello. El nuevo entrenador planificó una alineación 4-3-2-1 que en ataque se desplegaba como 4-3-3. Damián Lemos fue el volante central, flanqueado por Fernando De la Fuente a su derecha y por Matías Garrido a su izquierda. Como extremo derecho se situó Lautaro Comas, mientras que Mauricio Carrasco iniciaba su recorrido por la punta izquierda para luego alternar posiciones con el centrodelantero Fernando Telechea.

San Lorenzo, por su parte, culminó un ciclo exitoso bajo el mandato de Edgardo Bauza que le permitió erigirse por primera vez como campeón de la Copa Libertadores. Su reemplazo es Pablo Guede, que impone un cambio de esquema y estilo bastante antagónicos en referencia a su antecesor. En su presentación, Guede diagramó un 4-1-3-2 con Néstor Ortigoza como volante de contención. Delante de él, la línea de tres mediocampistas la componían Leandro Romagnoli por derecha, Enzo Kalinski por el centro y Sebastián Blanco por izquierda. Ezequiel Cerutti, flamante refuerzo azulgrana, se ubicó de puntero derecho, mientras que el frente del ataque estuvo a cargo de Martín Cauteruccio.

Inicial

Formaciones iniciales

El encuentro comenzó bastante estudiado y con cada conjunto procurando imponer su dibujo táctico. Patronato hizo hincapié en el ataque directo y a través de su flanco derecho, con pelotazos en largo desde su lateral Lautaro Geminiani o sus zagueros Walter Andrade y Abel Masuero en dirección a Telechea. El delantero bajaba por el centro para recibir, con Comas y Carrasco picando por sus bandas. Telechea descargaba de primera hacia Comas, o retrocedía con Geminiani y De la Fuente para que ellos lo localicen. Cuando el envío partía desde Masuero, Telechea podía rotar posiciones con Carrasco a los efectos de obtener ventaja aérea en el duelo con Gonzalo Prósperi. Telechea, entonces, pasaba a buscar el pelotazo por la banda para peinar en dirección a Carrasco o retroceder con Garrido y que explote su duelo personal versus Romagnoli.

Patronato Ataque 1

Por derecha y a balón dominado, el Patrón intentó que la proyección de Geminiani sea constante. Para ello, Andrade y Lemos recalaban en él, quien podía tocar en corto para De la Fuente y así hallar a Comas. Geminiani asimismo intentaba que Telechea salga de su posición para pivotear, con Comas como destinatario final y con Carrasco ejerciendo una diagonal al corazón del área. Por el contrario, si Geminiani tocaba corto con el retroceso de Comas, las opciones de pase eran el rompimiento central de De la Fuente o el toque de Telechea, intentando que Geminiani progrese a las espaldas de Rodrigo Tapia y pudiese desbordar. Garrido intentaba posicionarse cerca del semicírculo del área como posible receptor.

Patronato Ataque 2

Por izquierda, los avances recalaban invariablemente en Garrido. Más allá de los envíos frontales, la construcción de la maniobra de derecha a izquierda permitía que Geminiani,  Comas o el pivoteo de Telechea pudiesen retroceder con Lemos. Allí se efectuaba la apertura con Garrido, con posible escala en Jonathan Ferrari. Garrido podía optar por la maniobra individual para centrar en 3/4, o la asociación en corto con Carrasco para que uno de los dos intentase el desborde por raya de fondo. En las pocas oportunidades que Ferrari se proyectó, Carrasco se volcaba al centro del área para sumarse a Telechea, mientras Garrido se hacía del esférico en 3/4. Así, se le presentaba la opción del centro directo ante Romagnoli (Prósperi se había desplazado a la zaga para perseguir a Carrasco) o el pase filtrado para la llegada al vacío de Ferrari.

Patronato Ataque 3

San Lorenzo respondió con un 4-4-2 defensivo donde Cauteruccio quedaba arriba para la presión sobre Andrade y Masuero. Cerutti por derecha bloqueaba la escalada de Ferrari, con Blanco haciendo lo propio en su duelo con Geminiani. Kalinski continuaba con su tendencia de mantenerse por delante de Ortigoza, yendo en persecución de Lemos para presionarlo, mientras que De la Fuente era propiedad del naturalizado paraguayo. Garrido quedaba libre para ser tomado por Romagnoli, con auxilio de Ortigoza barriendo la zona en caso de ser necesario (y allí Kalinski debía retroceder para cubrir su posición). Carrasco y Lemos eran propiedad de Prósperi y Tapia respectivamente, mientras que la zaga compuesta por Matías Caruzzo y el colombiano Pedro Franco lidiaba con la movilidad de Telechea.

El Ciclón pretendió contrarrestar con una sobrecarga ofensiva en números sobre el sector derecho. Ortigoza daba salida hacia Prósperi y Romagnoli para que se genere la apertura inmediata con Cerutti y que desborde por la banda. Romagnoli tuvo una inclinación en cerrarse hacia el centro para habilitar a Cerutti en 45 grados, y así Prósperi podía pasar arrastrando marcas. Kalinski salía de su posición y se dirigía al vértice derecho del área, liberando la zona para Romagnoli y otorgando una posible pared para Cerutti. En cambio, si Ortigoza o Caruzzo tocaban en corto con Prósperi, podía provenir la habilitación aérea al pique de Kalinski, quien bajaba hacia Cerutti o Romagnoli, con idéntica resolución final en la maniobra. Cauteruccio esperaba el centro en el punto penal mientras que Blanco se acoplaba por detrás.

CASLA Ataque 1

La punta izquierda no fue utilizada, con Blanco recibiendo de Ortigoza o el adelantamiento de Kalinski para que pueda centrar desde 3/4 o retroceder en Tapia y que él lance al punto penal. Generalmente las participaciones de Blanco derivaban de descargas de Cerutti a Romagnoli y posteriores prolongaciones al flanco izquierdo para que tuviese espacios en su duelo con Geminiani.

CASLA Ataque 2

Patronato desplegó un marcado 4-3-2-1 defensivo donde Telechea obturaba a los centrales y retrocedía levemente para colaborar con la presión a Ortigoza. Comas custodiaba a Tapia y Carrasco a Prósperi. Los volantes se disponían en forma de triángulo, con De la Fuente efectuando una importante labor de despliegue al subir para tomar a Ortigoza y luego regresar a su posición. Lemos bloqueaba a Kalinski y Garrido se encargaba de replegarse para que Romagnoli no cuente con libertades. La posición de Blanco obligaba a Geminiani a un adelantamiento constante procurando anticiparlo, con bastante éxito. Ferrari, en cambio, se quedaba contenido para lidiar con la velocidad de Cerutti. Andrade y Masuero, por su parte, tomaban a Cauteruccio.

Al minuto, el local se aproximó mediante un saque de banda de Geminiani. El rechazo de Tapia es capturado por De la Fuente, quien profundiza con el pivoteo de espaldas de Telechea. Su descarga atrás recala en Garrido y su disparo de volea sobre la medialuna, desviando el remate. Sin llegadas punzantes, y dentro de un trámite equilibrado, era Patronato quien lograba sorprender más a su adversario desde lo táctico.  La movilidad de Telechea implicaba un esfuerzo de Franco por perseguirlo, recurriendo al foul con asiduidad. Además, el intercambio entre Telechea y Carrasco generaba desequilibrios: Carrasco podía superar por velocidad a Caruzzo mientras que Telechea ganaba el duelo aéreo frente a Prósperi. Todo ello jugaba a favor de Garrido, a quien se le liberaban los espacios y podía maniobrar ante Romagnoli con un auxilio de Ortigoza que tardaba en llegar debido a la enorme cantidad de terreno que debía cubrir.

En cambio, el Ciclón repetía su fórmula ofensiva por derecha de manera ininterrumpida, perdiendo sorpresa. Y más aún, el esquema de Patronato se ajustaba mejor a esa prioridad gracias al despliegue de De la Fuente. Lemos retrocedía con los piques sorpresivos de Kalinski, y Garrido podía colaborar con Romagnoli teniendo la presencia de De la Fuente y Carrasco como ayudas inmediatas. Geminiani compensaba con su adelantamiento para cubrir a Blanco, mientras que si se efectuaba un cambio repentino de frente, era De la Fuente quien recuperaba su posición para obturar conjuntamente con Comas. El único temor partía por el duelo Cerutti-Ferrari, dominado con amplitud por el delantero, pero sin precisión en el centro final.

Con una de esas aperturas de derecha a izquierda que liberaban a Garrido y movían a Carrasco al área, Patronato gana un tiro de esquina. Es Carrasco quien lo ejecuta al primer palo, a la altura del punto penal. Telechea se libera de la persecución de Prósperi con una cortina que le proporciona Garrido, sin que Ortigoza alcance a intercambiar marcas. Telechea ingresa solo y define al segundo poste de un indefenso Sebastián Torrico. Inmediatamente después, Comas presiona la salida de Tapia y le birla el esférico. Patronato ofrece sus diagonales con Telechea arrastrando a Franco a la derecha y Carrasco ingresando como centrodelantero. Comas filtra el pase para Carrasco, quien no logra dominar y es vencido por el adelantamiento de Torrico. La leve ventaja táctica del cuadro de Paraná, focalizándose en movimientos rotativos constantes, rendía sus frutos.

Guede enseguida decide ajustar. En lo que sería una constante en toda la primera parte, rota la ubicación de su línea de volantes. Romagnoli pasa a jugar por izquierda y Blanco por derecha, procurando una doble función. Primero, que Blanco ofrezca mayor resistencia a Garrido en la marca. Y segundo, establecer un patrón de juego menos lineal y que permita el avance también por el flanco izquierdo. Ello generó que Romagnoli se tornase en eje ofensivo, pudiendo recibir en corto de Tapia u Ortigoza. Desde allí, optaba por el centro cruzado o por la habilitación frontal conjuntamente con Ortigoza en dirección a la llegada al vacío de Kalinski. Por otra parte, la gestación inicial por izquierda permitió que Romagnoli pudiese cruzar hacia Blanco y éste prolongue con un liberado Cerutti.

CASLA Ataque 3

Así, San Lorenzo pudo generar peligro por primera vez. Kalinski retrocede con Romagnoli, quien hace jugar a Ortigoza. Éste efectúa un lanzamiento frontal por elevación a Kalinski, quien queda frente a Sebastián Bértoli. Su remate es imperfecto y sale por encima del travesaño. La leve mejora exhibida por la visita no fue completa. Seguía sin abastecer correctamente a un Cauteruccio muy desconectado del juego, y la elaboración que proporcionaban la inventiva de Romagnoli y los toques de Ortigoza se contrarrestaban con el poco uso que se le comenzó a otorgar a Cerutti. Por otra parte, la labor de Kalinski constituyó un elemento poco habitual, sumándose como complemento ofensivo pero siendo bien custodiado por Lemos, por lo que su incidencia fue escasa.

Patronato, cómodo con su ventaja, continuó explotando el costado de Geminiani. Un saque lateral suyo localiza a Carrasco en el semicírculo del área tras un arrastre de marcas de Telechea. Carrasco elude la marcación de Prósperi y gatilla desde lejos, desviando su disparo. Haciéndose fuerte en la contención que proporcionaban Andrade, Lemos y sobre todo De la Fuente, el local luego se permitía el despliegue a través de rotaciones de hombres con eje en el desmarque y pivoteo de Telechea.

Guede, disconforme, continuó intercambiando sus piezas. Relegó a Kalinski a la derecha para poder contener a Garrido, dejando que Romagnoli y Blanco roten entre centro e izquierda. Este dispositivo requería que De la Fuente auxilie constantemente a Geminiani y Lemos para que Blanco y Romagnoli no cuenten con privilegios. Ello fue liberando poco a poco a Ortigoza, que se tornó decisivo en sus pocas intervenciones sin marca. Así, Telechea se encargó de perseguirlo, culminando en un retroceso colectivo de Patronato en sus líneas.

Centro 1

Guede sigue rotando su línea de volantes. Ahora, Kalinski pasa a la derecha

De esta forma, la gestión de Ortigoza derivaba en Tapia para que Blanco y en particular Romagnoli encabecen el ataque. Si no filtraban hacia Cauteruccio o ensayaban un envío cruzado tras tocar en corto, retrocedían con Ortigoza para que cambie a Cerutti. El adelantamiento por derecha mostró a un Prósperi más replegado, descargando con Kalinski y su extensión hacia Cerutti. Romagnoli se situaba cerca para poder recibir y jugar en cortada a la derecha.

CASLA Ataque 4

Patronato se mantuvo fiel a su libreto del envío directo, pero con un Geminiani algo más replegado. Por ende, si no se descargaba para Comas en 3/4, desde Lemos y De la Fuente se generaba la apertura a Garrido, y que éste juegue por la línea hacia Carrasco. Una vez allí, Carrasco centraba, con Garrido yendo a la medialuna para acoplarse a Telechea y Comas.

A la media hora, Garrido explota esta variante abriendo hacia Carrasco. Éste engancha ante Prósperi y centra al segundo palo, con Tapia rechazando imperfectamente al centro. Garrido responde de volea, pero sin puntería.

La posición de Kalinski como colaborador defensivo le quitó un rol en ataque, que quedó en manos de hombres más adeptos a ello (Romagnoli y un irregular Blanco). Sin mucha claridad, el Ciclón fue generando cierto intercambio posicional en sus creativos que se tradujeron en aproximaciones. Primero, Ortigoza la pisa y sale con Caruzzo, quien localiza a Romagnoli por el centro. El Pipi consigue trasladar y pretende abrir con Blanco a la izquierda, pero De la Fuente se intercepta. El balón sale rebotado hacia Cauteruccio, pero Bértoli bien atento cierra con los pies.

Luego, se recargó la punta derecha como al inicio del juego, pero ahora con Cerutti por momentos tocando en corto hacia el centro para que Romagnoli se despliegue por la banda. Primero, Ortigoza y Prósperi encuentran a Cerutti, quien centra. Masuero alcanza a puntear el envío, pero Romagnoli se hace del balón sobre el vértice izquierdo del área y remata muy desviado. Finalmente, Cerutti captura un despeje de Geminiani y deriva en dirección a Romagnoli por derecha. Desborda y centra, con Kalinski cabeceando hacia arriba en el punto penal frente a De la Fuente. El esférico deriva en un exigido Cauteruccio, que no puede evitar el saque de meta.

De todas formas, pese a su rol más pasivo, Patronato se hallaba sin tantas zozobras. Las aproximaciones de San Lorenzo eran poco fluidas y con más empuje que juego. La defensa del Patrón, con base en Andrade, despejaba todos los centros cruzados, y el esquema 4-3-2-1 contaba con flexibilidad suficiente como para adaptarse a lo que propusiera el rival.

Sin embargo, culminando el primer período, Telechea (una de las figuras del encuentro) debe ser sustituido por Nicolás Bertocchi. Esos minutos finales serían fatales para Patronato, pues debe recurrir a un transitorio 4-4-2 con Bertocchi por derecha y con Comas suelto arriba conjuntamente con Carrasco. En el transitorio desajuste por el cambio de esquema y nombres, Caruzzo toca con Prósperi y adelanta su posición en busca de la pared. Consigue avanzar y hallar a Kalinski al borde del área, quien es derribado por un Bertocchi aún frío. Romagnoli ejecuta un magistral tiro libre que impacta en el poste derecho e ingresa ante el vuelo estéril de Bértoli. La sorpresa por el adelantamiento de Caruzzo libre de marcas sin Telechea obturándolo, más un desacople de coberturas y relevos, le permiten a la visita irse con alivio al descanso tras un trámite complejo de partido.

Para la segunda mitad, Patronato introduce modificaciones. En primer término, retira a un flojo Jonathan Ferrari (al borde de la expulsión en su mano a mano con Cerutti) y lo reemplaza Iván Furios. Furios pasa a marcar el lateral derecho, pasando Geminiani a cubrir la punta izquierda. Asimismo, Forestello retorna a su 4-3-2-1 con Bertocchi a la izquierda de Lemos. Garrido pasa a jugar por derecha como volante ofensivo, manteniéndose Carrasco por izquierda. Comas quedó como la única referencia de ataque.

Centro 2

Patronato se reagrupa. Nuevamente confía en su 4-3-2-1 ahora con Garrido por derecha

Con esta formación, el Patrón debió variar su esquema ofensivo. Furios no fue proyección, por lo que la gestación provino de la punta izquierda con la apertura de Lemos hacia Geminiani. Aquí, Carrasco retrocedía su línea mientras que Bertocchi picaba en profundidad, ofreciéndose como descarga en largo. Bertocchi se replegaba en Carrasco para que ensaye un centro en dirección a Comas y Garrido, o profundice con el pique de Geminiani. En caso que Carrasco reciba en corto de Geminiani y Lemos, Garrido se desplazaba hacia el centro para recibir como enlace. Bertocchi se ofrecía como descarga y Comas ejercía una diagonal del centro a la izquierda. De la Fuente, por su parte, llegaba libre al vacío por derecha.

Patronato Ataque 4

El avance por derecha recalaba en Garrido tras toque de De la Fuente, con chances de maniobra personal frente a Tapia. Ocasionalmente, jugaba filtrado para devolver hacia De la Fuente. Por lo general, se procuró que Garrido llegue a 3/4 con la zona liberada, por lo que el desplazamiento de izquierda a derecha tenía como participantes a Carrasco, retroceso de Comas y apertura a Garrido.

Patronato Ataque 5

A los dos minutos, esta fórmula le otorga dividendos al cuadro entrerriano al aprovechar el mal retroceso azulgrana. Andrade despeja, hallando la posición de Carrasco. Éste filtra por el centro al pique de Garrido, quien habilita a Comas a las espaldas de Prósperi. El centro rasante de Comas localiza a De la Fuente, quien vence en su pique a Romagnoli y define para estampar el 2-1.

San Lorenzo mantuvo el diseño con el que había culminado la etapa inicial. Procuró insistir mediante Prósperi y Caruzzo buscando en largo a Cerutti para que desborde o devuelva en posición central a la diagonal sin balón de Kalinski. De lo contrario, se dependía de Romagnoli para que reciba de Ortigoza y distribuya con apertura a Cerutti por derecha o Blanco por izquierda. Este último privilegiaba el envío cruzado desde 3/4.

CASLA Ataque 5

Un pelotazo de Caruzzo había encontrado a Cerutti para que retroceda con Kalinski. El volante eludió a Lemos e ingresó al área, pero optó por rematar sin ángulo por encima del travesaño. Sin embargo, se requería una modificación de esquema. San Lorenzo hacía poco daño, no abastecía a Cauteruccio y tenía en Kalinski a un jugador superfluo que no le aportaba demasiado en ese rol que le habían asignado. Para colmo, Patronato había vuelto a ajustar su defensa y aguantaba con bastante aplomo los embates visitantes.

Guede entonces realiza una doble modificación. Franco Mussis y Fernando Belluschi reemplazan a Kalinski y al flojo Pedro Franco. De esta forma, el Ciclón muta a un 3-2-3-2. Caruzzo queda como marcador central, con Prósperi y Tapia a sus costados. Mussis es el volante central más replegado, soltándose un poco Ortigoza. Belluschi, Romagnoli y Blanco contaban con autorización para rotar sus posiciones, pero generalmente se mantuvo a este último por izquierda.

El Ciclón mantuvo a Mussis bien replegado como auxilio de Caruzzo en la zaga, y soltó a Ortigoza para que genere juego. Su salida permitía la apertura a Tapia, quien se adelantaba para explotar la posición de Garrido. Entonces, se procuraba localizar a Romagnoli por el centro para que entre él y Ortigoza abran con Blanco y desnivele frente a Furios (con posible pivoteo de Cauteruccio). Sin embargo, el arma predilecta fue generar espacios para que Ortigoza y Romagnoli reciban por el centro, extiendan a un Belluschi liberado y éste prolongue con Cerutti en un duelo favorable frente a Geminiani.

CASLA Ataque 6

El otro aspecto destacable fue la permanente rotación de nombres entre los tres volantes. Romagnoli podía aparecer por derecha para que Ortigoza lo localice y desde allí centrar o extender con Cerutti. Belluschi, entonces, optaba entre mostrarse para la pared o filtrarse al área como un segundo punta. Blanco, ahora más participativo, podía cerrar su posición para recibir de Romagnoli en corto y entonces abrir hacia Cerutti, con Belluschi suelto como delantero.

CASLA Ataque 7

Patronato fue replegándose ante el nuevo dispositivo táctico, que le quitó peso en el centro del terreno. Ortigoza, al quedar tan libre, obligaba a Garrido a cerrarse para obturarlo, liberando el flanco de Tapia. Hasta allí debía cubrirlo un ya agotado De la Fuente, quien debía ir y venir para auxiliar a Lemos. Asimismo, por izquierda se efectuaba un enroque en donde Bertocchi iba a presionar arriba a Prósperi y Carrasco retrocedía con el volante que estuviese por su sector (Romagnoli o Belluschi). Ello no solo obligaba a Geminiani a un duelo uno contra uno frente a Cerutti, sino que dejaba a Carrasco demasiado atrasado a la hora de pensar en un contragolpe. Con Garrido corrido al centro y sin posibilidad de apertura veloz hacia su posición inicial como extremo derecho, el partido se fue enmarañando para los dirigidos por Forestello.

Centro 3

San Lorenzo cambia a un 3-2-3-2 con Belluschi y Mussis en cancha

Salvo la adaptación inmediata al cambio de esquema, que observó una aproximación del local (presión de Garrido a Ortigoza por el centro, posterior traslado y remate ancho desde lejos), San Lorenzo se fue adueñando del trámite. Belluschi ingresó con movilidad y particularmente toque de primera, que permitió un nexo más fluido con Romagnoli y Blanco. Pipi, de buena primera mitad, ahora contaba con mayor cantidad de socios para asociarse en corto, agregándose una suba en el rendimiento de Blanco. Pero particularmente fue Ortigoza con su desprendimiento el que otorgó un inicio más criterioso en los ataques. Sin obligaciones tan marcadamente defensivas y que le exigen excesivo despliegue, Ortigoza se fue tornando en eje del primer pase, teniendo la retaguardia cubierta con un Mussis laborioso y cumplidor.

Con todos estos aportes, San Lorenzo fue encontrando resquicios para vulnerar. Y el hombre del desnivel fue Cerutti, quien con este nuevo dibujo se encontraba abierto para recibir y superar en velocidad a Geminiani. Lo efectuó en innumerables ocasiones. A la cuarta vez que iba a provenir un cambio hacia Cerutti por parte de Belluschi, Geminiani intentó la fórmula que le había traído dividendos con Blanco: el anticipo. Pero con pierna cambiada marró en el cálculo, dejando liberado a Cerutti. El delantero encara y es derribado en el área por un tardío cruce de Masuero. Ortigoza troca la falta por gol y decreta el empate en dos tantos.

Patronato cada vez tenía el arco rival más lejos. Con De la Fuente desgastado y con Garrido en un movimiento pendular hacia el centro que le quitó piernas, su flanco derecho quedó sin integrantes ofensivos. Comas aportaba diagonales y movilidad mientras que Carrasco intentaba ser lanzador, pero la presión azulgrana a partir de su conjunto de volantes y Mussis desde atrás proporcionaban una pérdida inmediata del esférico. Recién mediante pelotas detenidas pudo aproximarse el Patrón. Primero un tiro libre frontal de Garrido que tras rozar en la barrera se va al tiro de esquina. Y luego, un córner de Carrasco que impacta Furios con debilidad tras vencer por aire a Ortigoza, yéndose fuera.

Por derecha seguía estando la clave, con Cerutti consiguiendo faltas de Geminiani que se traducían en tiros libres. Romagnoli cruzó uno de ellos cerca de la raya final, en dirección al corazón del área. Cuando Caruzzo (de segunda parte más sólida) se aprestaba a definir, un gran cierre de Andrade permite puntear el balón y desviarlo.

De inmediato Guede hace ingresar a Nicolás Blandi por Romagnoli. El dibujo se mantiene 3-2-3-2, pero ahora arriba compartían el ataque Blandi del centro a la izquierda y Cauteruccio del centro a la derecha. Cerutti se retrasó levemente para seguir vulnerando a Geminiani, mientras que Belluschi se instaló como volante ofensivo central. Así, se alternaron toques desde Belluschi y Ortigoza con salidas de Mussis desde el fondo por vía central, que obligaban a Tapia a quedarse atrás. Siempre Cerutti era el destinatario final, buscando a Cauteruccio en el primer poste o a Blandi en el segundo. Por izquierda, la fórmula se mantuvo incólume, con Ortigoza y Belluschi abriendo para el desnivel de Blanco. La variante la aportó Blandi, que optaba por dirigirse al área o efectuar una diagonal sorpresiva hacia la banda.

CASLA Ataque 8

San Lorenzo fue en búsqueda de la victoria. Primero, Mussis y Ortigoza generan la apertura a Blanco, quien supera a Furios pero su centro es cerrado y se pierde en el saque de arco. Y posteriormente, Blanco y Belluschi consiguen habilitar a Cerutti, quien se deshace de Geminiani y centra en forma bombeada. Por el segundo palo, Blandi la baja de cabeza al centro, encontrando un Cauteruccio muy libre en el área chica. Su remate es desviado en forma magistral y a puro reflejo por Bértoli.

Forestello opta por reforzar el mediocampo con un De la Fuente, de enorme contribución, ya exhausto y lesionado. Ingresa Marcelo Guzmán en su lugar para cumplir idéntico rol. Patronato intentó hacer a Guzmán partícipe secundario de algún adelantamiento, con Garrido desplazándose al centro y Guzmán recibiendo de Lemos. Entre Guzmán y Garrido intentaban encontrar una diagonal de Comas del centro a la derecha para luego centrar, o de Carrasco de izquierda al centro para filtrarse ante Caruzzo. Guzmán, por su parte, podía privilegiar un envío cruzado desde 3/4.

Patronato Ataque 6

Patronato recién volvió a inquietar a través del balón detenido, donde ensayó una interesante cantidad de variantes en donde por lo general se impuso. Primero, Garrido juega un tiro libre desde la derecha bien pasado para que Comas la devuelva hacia el primer palo. Carrasco, libre de marcas, no logra conectar y el balón se va por línea de fondo. Luego, Carrasco tiene una pelota quieta desde la izquierda que prefiere jugar en corto a Geminiani para sorprender. El lateral saca un latigazo desde larga distancia que se dirige a la posición de Torrico, quien contiene.

San Lorenzo con la salida de Romagnoli agregó presencia en el área pero perdió en armado, obligando a que todo pase por Ortigoza. Así, se fue diluyendo mientras aumentaba el nerviosismo por la cercanía al cierre del encuentro. De todas formas, tuvo nuevamente chances netas para marcar la diferencia. Ortigoza traslada por el centro hasta abrir con Blandi, quien envía desde la izquierda al área hacia Cauteruccio. Masuero rechaza, pero Cerutti captura el balón y remata de volea. Su disparo mordido se pierde cerca del poste derecho de Bértoli. Finalmente, Ortigoza y Mussis encabezan la aproximación final con apertura a Blanco. Su centro sobra al mal cálculo de Masuero (de oscilante actuación) y encuentra a Cauteruccio. Fiel a su tarde fuera de ritmo, Cauteruccio domina pero define mal, permitiendo el achique y contención de Bértoli.

Final

Formaciones finales

San Lorenzo se va con un empate que le deja numerosas enseñanzas. Guede no logró imponerse con su dibujo inicial, donde Cauteruccio quedó aislado e inconexo del resto de sus líneas. Explotó bien a Cerutti pero se reiteró demasiado en su afán por localizarlo, tornando muy predecible su ofensiva. Sin la presencia de sus laterales titulares (Julio Buffarini y Emmanuel Más) tampoco hubo un acople sorpresivo que permitiese una descarga segura. Con orden y disciplina, Patronato le fue dominando el centro del campo y explotando a un Ortigoza que necesita de auxilio para poder cubrir todo el ancho del terreno.  El entrenador probó con cambios posicionales que tuvieron éxito relativo, pero siempre con un Kalinski incómodo que no terminó de hallarse en su rol. Con las modificaciones del complemento, se ganó en solidez defensiva (Mussis se acopló mejor con Caruzzo que Franco), se le otorgó libertades a Ortigoza para poder explotar sus virtudes, y no se dependió tanto de lo que inventasen Romagnoli y Cerutti. Agregándose Belluschi a la ecuación, el ataque fluyó con mayor comodidad y se vulneraron las espaldas del mediocampo rival. Aún faltan ajustes (los centrodelanteros jamás estuvieron involucrados en el juego, por ejemplo), pero el segundo tiempo parece aproximarse más a la idea que pretende Guede de su equipo. Gran rendimiento en Cerutti y buenos destellos de Romagnoli, con Ortigoza yendo de menor a mayor y con el juvenil Tapia cumpliendo en su debut. Habrá que ver cuánto tiempo demora el técnico en inculcar su pensamiento y, sobre todo, desligar a sus dirigidos de otra filosofía (para colmo exitosa) a la que están habituados.

Patronato aprobó en su primera presentación. No le pesó el encuentro, aún en los momentos de zozobra. Forestello planteó un 4-3-2-1 muy móvil con piezas fundamentales en Lemos y De la Fuente (conocedores del estilo por su anterior paso en Nueva Chicago). Manteniendo un triángulo defensivo sólido y con el despliegue de Telechea en posiciones ofensivas, el desnivel provenía por el lado de Comas y Garrido. Una serie de circunstancias impensadas generó que se fuera 1-1 al descanso, pero lo revirtió con un buen inicio de complemento. Los 30 minutos finales se le tornaron más cuesta arriba, sin el descanso que proporcionaba Telechea con su juego de espaldas y con la intensidad mediocampistas mermando. Tanto Ferrari como Geminiani (de buen primer tiempo) tuvieron inconvenientes con Cerutti, la figura del partido, pero el rendimiento general de la defensa fue aceptable, destacándose Andrade y Bértoli en el andamiaje. Patronato, si sigue en esta línea, será un equipo molesto de enfrentar.

Dossier Táctico: Huracán 0 – Independiente Santa Fe 0 (Copa Sudamericana, Final – Ida)

Huracán e Independiente Santa Fe definen hoy el campeón de la Copa Sudamericana en territorio bogotano. Hace exactamente siete días se enfrentaron en el Palacio Tomás Adolfo Ducó, en un encuentro que se presagiaba de paridad e intensidad y no defraudó esas expectativas. La vuelta añadirá el factor de una leve altura que puede afectar al conjunto de Eduardo Domínguez, particularmente por ser Santa Fe un plantel que se sustenta en su aptitud atlética.

Intro

Sigue leyendo