Clásicos con tangana, tetra y churros bien grasosos.

Terminó el fútbol veraniego como se merece la muchachada: Con un grupo de violentos jugadores enfrascados en una batalla campal en el clásico platense que se llevó, como siempre Estudiantes. Además River volvió a ganar por la mínima gracias a penal pelotudo que cometió Boca y el Racing del Colorado derrotó en una ráfaga de goles a un Independiente que no cuidó su retaguardía y se lo empomaron de contra.

Sigue leyendo