Grandes Batacazos: Cienciano ante River en 2003

Latinoamérica, tierra castigada por el tiempo y la historia, por la desigualdad, por el imperialismo, por el Bielsismo(?). En sus competiciones internacionales, Latinoamérica  siempre ha sido proclive a lo maravilloso, a lo sorpresivo y lo glorioso; destacándose siempre por la existencia de hazañas, partidos memorables y gestas de todo tipo. El ejemplo de hoy no es la excepción: En una serie que tendría de todo, el Cienciano desvirgaría al fútbol peruano, y decretaría el carácter cabotajeril(?) de la Copa Sudamericana hasta Mayo de 2014.

000228301W

Por Luppuslamb

Hasta 2003 la trayectoria internacional del fútbol peruano era bastante aciaga. A pesar de contar con equipos históricos en el continente como Alianza Lima, Sporting Cristal y Universitario de Deportes, Perú nunca fue capaz de conseguir títulos que revaliden la grandeza de su fútbol (aunque, ¿quien necesita títulos cuando tenés la Copa Perú?). Los subcampeonatos de la Copa Libertadores obtenidos por Universitario (2 a 1 global contra Independiente) en 1972 y Sporting Cristal en 1997 (contra Cruzeiro del Norte(?), global de 1 a 0), eran, hasta ese momento, los acontecimientos más importantes del fútbol peruano a nivel continental. Pero lo que no lograron los grandes, lo logró el Cienciano, en aquella memorable campaña donde se llevo por delante a algunos de los clubes más importantes de Sudamérica para consagrarse campeón de la Copa Sudamericana.

El Club Sportivo Cienciano tiene su origen en Cuzco, ciudad donde Atahualpa pecheó y los Incas corrieron (?). En sus más de 100 años de historia (fue fundado en 1901) el Cienciano logró afianzarse como uno de los dos más grandes equipos de la vieja capital Inca, junto al Deportivo Garcilaso (no confundir con el Real Garcilaso que participó en las últimas ediciones de la Copa Libertadores), su clásico rival. Sin embargo este poderío no logro traducirse en un palmarés consistente ya que, al momento de su centenario, solamente contaba con un campeonato: El Torneo Clausura 2001.

Cienciano-presentación

En este torneo, el Cienciano logro una gran campaña con 14 victorias, 3 empates y 5 derrotas a lo largo de 22 encuentros, la cual, si bien le permitió ubicarse en lo mas alto de la tabla de posiciones, no fue suficiente para ser campeón, ya que empardaría en puntos con el Estudiantes de La Plata Medicina, obligando a un desempate por el título. Finalmente, el equipo cuzqueño se impondría por 1 a 0 con gol de Pavone(?) y accedería por primera vez al titulo, además de ganarse el derecho de jugar contra Alianza Lima (Campeón del Apertura 2001) la Final Nacional. En una serie que terminaría empatada (El Cienciano perdería el partido de Ida por 3 a 2, y empataría la serie con un 1 a 0 en la vuelta) Alianza Lima demostraría tenerla más grande en la definición por penales, ganando por 4 a 2.

Como campeón, el Cienciano se ganó el derecho a disputar la Copa Libertadores de América, en su primera participación continental. En este certamen, el equipo peruano cerraría una buena campaña, siendo segundo en un grupo integrado por Gremio, 12 de octubre (Paraguay) y Oriente Petrolero ganando todos sus partidos de local y avanzando hasta los octavos de final, instancia en la que  caería derrotado por el América mexicano, cosa que su hinchada vería CERO COOL(?).

Luego de ese gran año, el Cienciano se mantuvo en los puestos altos (logrando el cuarto lugar durante 3 campeonatos consecutivos) aunque no seria capaz de acceder a ninguna copa internacional, hasta la clasificación para la Copa Sudamericana de 2003. En esta instancia, que enfrentaba a los primeros 4 equipos del Torneo Apertura 2003, Cienciano se enfrentaría al ultimo campeón Sporting Cristal. Después de un agónico empate en uno en la ida (Carlos Lugo anotaría el empate, a los 90’ con un tiro desde el punto del penal), el equipo cuzqueño sellaría su clasificación en Lima, imponiéndose por 2 a 1.

El trayecto que llevaría a Cienciano hasta la final, nos daría material para varias entregas de esta sección, y si se eligió solo este partido en particular fue por paja por su carácter representativo y definitorio. Sin embargo, el equipo peruano despacharía a varios clubes de gran trayectoria internacional y excelentes presentes en sus países de origen.

La primera victima, en la zona de grupos, seria su compatriota Alianza Lima, campeón nacional en 2001 y futuro campeón nacional en 2003. Cienciano se impondría por 1 a 0 en ambos partidos, logrando así su pasaje a la próxima fase, cobrándose, además, una pequeña revancha por la final del campeonato 2001. Su siguiente rival era la Universidad Católica de Chile, uno de los equipos más importantes de su país y subcampeón de la Copa Libertadores 1993. El partido de ida terminaría en orteada: Un contundente 4 a 0 ayudaría a cimentar el lugar del Cienciano en los cuartos de final de la Copa, cosa que ni siquiera la victoria por 3 a 1 del equipo Traidor chileno en la vuelta pondría en peligro. Si bien el resultado aseguro el pase de ronda, de nada sirvió para recuperar Arica (?).

En cuartos de final esperaba la putita del Sabalero(?) el Santtos de Brasil, vigente campeón del Brasileirao y subcampeón de la Copa Libertadores 2003. Cienciano lograría alcanzar un 1 a 1 en el Vila Belmiro, después de un sufrido partido, donde el Santos se llevó puesto al equipo peruano y arrinconándolo contra su arco. De esta forma, lograría un buen panorama para la definición en Cuzco. En este partido, Cienciano desequilibraría la serie gracias a la gran noche de su goleador Germán Carty, que anotaría los dos goles del local e impondría el 2 a 1 que los clasificaría a la semifinal.

A solo cuatro partidos de la otra mitad de la gloria (?), Cienciano debía enfrentarse al Atlético Narcocional, subcampeón de la edición anterior de la Sudamericana, que venia de ortearse eliminar a Boca Juniors, campeón vigente de la Libertadores, con un global de 5 a 1 (goleada 4 a 1 en Medellín incluida) y buscaba revancha por la final perdida en 2002. Resguardado más en la solidez de su defensa que en su juego de ataque, el Cienciano lograría una victoria de visitante por 2 a 1. Maldonado anotaría el gol de la victoria en los minutos finales del partido. La vuelta en Cuzco tiene poco de memorable. Cienciano ganaría por 1 a 0 en un partido chato, donde Atlético de Medellín prácticamente entrego la serie.

Cienciano, que había clasificado como cuarto a la Copa Sudamericana, jugándola mas por el beneficio económico que por las esperanzas de vencer, ahora se encontraba a las puertas de la primera consagración internacional del fútbol peruano. Para eso debía enfrentar a River Plate, uno de los equipos más importantes e históricos del continente.

Seria redundante hablar de la historia del Club Atlético River Plate, pero como esta pagina reúne personas de lugares disímiles, procederemos a resumir ese palmarés. Por tanto, este recuento va dirigido a nuestros comentaristas de lugares que poco tienen que ver con el fútbol argentino, como Colombia, Venezuela, Ecuador o Entre Ríos(?).

Fundado en 1905, River Plate había logrado erigirse como el equipo con mayor cantidad de campeonatos nacionales obtenidos a lo largo de la historia del fútbol argentino: 32 torneos de primera división y un campeonato de la B Nacional… ah, no… Todavía no(?). En el plano internacional, se destacaba la consecución de dos Copas Libertadores (1986 y 1996), una Copa Interamericana (1987) y una Copa Intercontinental (1986), siendo uno de los 6 equipos argentinos que se alzaron con el torneo mas importante del mundo (junto a Racing, Independiente, Boca, Caperucita roja y prostituta(?) Estudiantes De La Plata y Vélez Sarfield).  Podrían sumarse a este recuento los dos subcampeonatos de la Copa Libertadores, pero como en la del ’66, Peñarol le dio vuelta un 2 a 0, y en la del ’76, Cruzeiro se la ganó sobre la hora, lo mejor seria obviarlas… Eh…  pará… (?)

En el plano nacional, River venia de muy buenos años, siendo el campeón en 2 de los 4 últimos campeonatos de primera división, y permaneciendo siempre entre los primeros puestos. Al ser el ganador del torneo Clausura 2003, River llegaba a la final de la Copa Sudamericana como campeón vigente del fútbol argentino.

A la copa Sudamericana, por su parte, River Plate accedió por decreto invitación de la CONMEBOL, integrando el grupo 1, que reunía a los equipos argentinos. Su primer rival en la copa seria Independiente, que ya había despachado a Rosario Central. La serie fue pareja, trabada, por lo que no se explica que el global haya sido 8 a 1 a favor de River(?), que con este resultado se ganó el derecho a enfrentarse a Libertad de Paraguay en los cuartos de final. Los goles de Ameli y Coudet en el partido de ida fueron suficientes para que, a pesar de perder por 1 a 0 en la vuelta, el millonario llegase hasta las semifinales.

Allí, lo esperaba el histórico Sao Paulo, con el ya viejo choto también histórico Rogerio Ceni en el arco. El partido de ida, jugado en el estadio Monumental terminó 3 a 1 para el River, con lo que, el viaje a Sao Paulo se presentaba con bastante tranquilidad. El partido de vuelta arranco tranquilo, pero después se le pasó, porque a los 24 minutos del segundo tiempo, un tiro libre de Don Ceni(?) pegaría en la barrera. La pelota quedo boyando en el área, y Rico, solo, entro y la empujo a la red.

Cuando los jugadores brasileños fueron a buscar la pelota, Ameli la retuvo como si de la mujer de Tuzzio se tratara(?) y los muchachos dijeron “ya fue” y arrancaron con lo prolegómenos de una tangana, que no paso a mayores. Minutos después, Tardelli metería el segundo gol, empatando la serie, y forzando a la definición por penales. Todo pareció terminar ahí, pero se ve que ninguno de los jugadores quería dejar las cosas incompletas y apenas termino el partido, sobrevino lo que todos queríamos: La Violencia. Piñas, patadas arteras, cagonismo brasileño y todo lo que un hombre de bien desea. Aquí el video en el que, además de la hecatombe, se pueden disfrutar los hermosos goles de Gallardo, Neri y Tardelli.  Ah, me olvidaba.… Ganó River en los penales por 4 a 2, pero bueno, a quien mierda le importa eso.

¿En que estaba? ¿Cienciano – River? ¿Y para que mierda haría un post sobre eso yo? ¿A quien le importa un equipo peruano? ¿La Refundación? Ah… Es verdad… (?)

Con esas dos trayectorias quedaría conformada la final de la Copa Sudamericana 2003. Visto en forma tan progresiva, podría no hablarse de batacazo, sin embargo te ganó un equipo peruano, River, PE RUA NO, dejate de joder debe decirse que, mas allá del juego demostrado por Cienciano, tanto en la historia como en lo futbolístico, el equipo de River estaba muy por encima del conjunto cuzqueño, y varios de sus jugadores (Gallardo, Mascherano, Domínguez, Maximiliano López(!!!), Lucho González) tendrían destino baldosero europeo.

Partido de Ida

river-cienciano-2003_wvsvpxgnzhxv19rgs5jtc2l8b

River Plate: Franco Costanzo; Luis Lobo, Cristian Tula, Ricardo Rojas, Kilian Virviescas; Eduardo Coudet, Oscar Ahumada, Luís González, Marcelo Gallardo; Daniel Montenegro, Maximiliano López. DT: Manuel Pellegrini

Cienciano: Oscar Ibáñez; Miguel Llanos, Santiago Acasiete, Carlos Lugo, Giuliano Portilla; Alessandro Morán, Juan Carlos La Rosa, Juan Carlos Bazalar, Julio García; Rodrigo Saraz, Germán Carty. DT: Freddy Ternero

Goles: Giuliano Portilla, min. 26 (C); Maximiliano López, min. 28 (RP); Maximiliano López, min. 50 (RP); Germán Carty, min. 67 (C); Giuliano Portilla, min. 79 (C); Marcelo Salas, min. 84 (RP)

Cambios: Paolo Maldonado por Saraz, min. 46 (C); Marcelo Salas por Montenegro, min. 62 (RP); Daniel Ludueña por González, min. 70 (RP); Alejandro Domínguez por Coudet, min. 73 (RP); Carlos Lobaton, por Llanos, min. 84 (C); César Ccahuantico por Maldonado, min. 91 (C).

Amonestaciones: Luís Lobo, min. 3 (RP); Juan Bazalar, min. 20 (C); Juan Carlos La Rosa, min. 22 (C); Rodolfo Montenegro, min. 54 (RP); Marcelo Gallardo, min. 62 (RP).

Arbitro: Carlos Simón (Brasil)

El partido de Ida de la final se jugaría en el Estadio Monumental, el 12 de diciembre de 2003. Vale aclarar que para el primer partido, River llegaría con varias lesiones y suspensiones a cuestas, siendo las mas importantes, las de su zaga central: Horacio Ameli (Expulsado durante el partido con Sao Paulo) y Eduardo Tuzzio (con una molestia), que habían sido la base de las clasificaciones. Cuentan que esa noche vieron juntos el partido. ¿Ameli y Tuzzio? No, Tuzzio no estaba (?). Sin embargo, mantenía un buen tándem de ataque, sumado a la vuelta de Marcelo Gallardo luego de una lesión. Otra cosa a aclarar es la ausencia de Javier Mascherano por estar disputando el Mundial Sub 20.

El encuentro arranco con River tratando de hacer valer su localía ante un Cienciano que prefirió ser cauteloso, a partir de la presión en el medio campo. El juego entonces, se mantuvo centrado en el control del mediocampo y unas tímidas aproximaciones que no generaron mayor peligro. En ese contexto llegaría la primera jugada en profundidad del partido, cuando Gallardo tomo la pelota en la mitad de la cancha y metió un gran pase por detrás de la defensa para Coudet, quien penetraba solo por el vértice derecho del área. Después de desbordar, el Chacho tiró un centro al área chica que fue bien interceptado por Acasiete.

River mantuvo la presión, pero no fue capaz de ser incisivo y quedo varias veces mal parado ante las llegadas de Cienciano, que se mantuvo ordenado y fue certero a la hora de avanzar. Los espacios dejados por la defensa y el medio campo millonario, le dieron lugar al equipo cuzqueño que, a base de disciplina y un poco de vinolencia(?) lograría anular a Gallardo y cortar el circuito de juego de River. En el ataque, su mejor arma ofensiva eran los centros al área y la pelota quieta, aprovechando las dificultades que tenía River en el juego aéreo

A los 26 minutos, un corner pateado por García desde la derecha fue cabeceado por Acasiete, mientras Costanzo se  quedo boludeando abajo del arco. La pelota impacto contra el palo y Portilla, metiéndose de arremetida, la mando adentro. Silencio atroz en el Monumental. Cienciano desnivelaba la serie. Sin embargo, River se repuso rápidamente del golpe, ya que, dos minutos después, Virviescas le dio un buen pase a Maxi López que, en el borde del área, recibió de espaldas y pivoteo, sacándose el defensor de encima para quedar frente al arquero, definiendo al palo más alejado.

Con el empate, River iría a buscar el partido a través del juego asociado entre Coudet, Gallardo y Montenegro, aprovechando los errores defensivos de Cienciano en el sector izquierdo. El primer intento llego con un rápido lateral que tomó Montenegro quien metió un centro que no alcanzaron a conectar ni Maxi López ni Lucho González, siendo despejado por un defensor peruano. Casi al final del primer tiempo, otra avanzada y centro por la derecha de Montenegro después de un lateral de Coudet encontraría a López colándose por detrás de la defensa peruana. El delantero con el mejor representante del mundo estiro la pierna e impacto la pelota con los tapones, pero una buena reacción de Ibáñez (a quien casi se le escapa) clausuraría la posibilidad de la ventaja. Luego de esta jugada llegaría el descanso.

Ya en el segundo tiempo, River salio a presionar en campo rival. Una avanzada de Virviescas y un pésimo despeje de Lugo dejaría la pelota para López que, de espaldas, conectaría con Gallardo. Este, después de acomodarse, sacaría un disparo que se iría a pocos metros del travesaño. Inmediatamente, Ahumada recupera una pelota en el medio campo y mete un pase largo para Coudet que picaba solo por derecha. Este desbordó y tiro un centro hasta el área chica que termino siendo empujado por Maxi López, mientras su representante le vendía un Falcon del 68 a una pareja de viejos (?).

Con el 2 a 1 River pareció contentarse con el resultado y comenzó a ceder espacios. Cienciano, que hasta ese momento se había mantenido relativamente ordenado, avanzó por sobre el campo rival a través de la movilidad y la técnica de Julio García, que forzaba con cada arremetida. A partir de este momento la improvisada defensa de River quedo expuesta. Los laterales Lobo y Virviescas no fueron capaces de incomodar el avance de los volantes peruanos, que por las bandas y el juego aéreo, empezó a acorralar a un River que no era capaz de aprovechar los espacios que dejaba el avance del Cienciano. El equipo cuzqueño se agrandó, favorecido por la gran tarea de su goleador, Carly, quien supo ubicarse perfectamente en el área para aprovechar los errores defensivos de la zaga central del equipo argentino.

En este panorama, el empata estaba al caer, y cayó(?). En el enésimo avance de Cienciano por las bandas, Morán logra encontrar un espacio suficiente para meter un centro al área. Carly se metió por entre medio de Rojas y Tula, que se quedaron mirando las medias entre si, y cabeceo. A los 67 minutos, Cienciano volvía a empardar la serie y dejaba expuesto a un River desordenado.

Durante los minutos siguientes, la situación no se modifico demasiado. River intentaba jugar a trabes de Gallardo, mientras que Cienciano esperaba y contraatacaba por las bandas.

A los 75 minutos, una pared entre Domínguez (recién ingresado) y López, dejaría al primero entrando solo al área de frente al arco. El delantero millonario, sin embargo, terminaría lanzando la pelota a afuera, a unos pocos centímetros del palo.

A los 79 minutos, como ladrón en la noche llegaría el destierro de los oscurantistas(?) la primavera de anos interrogativos al monumental. Tiro libre desde la derecha lanzado por Maldonado, Costanzo que nunca sale a buscar, gran salto de Portilla ganándoles a los defensores. Cabezazo, y gol. Cienciano lograba un gran resultado de visitante, y en Cuzco ya organizaban para invadir Chile, asaltar las minas y hacerle una estatua de cobre al defensor. River, por segunda vez en el partido volvía a quedar abajo, después de haberlo dado vuelta.

Pero Inti se ve que andaba con ganas de romperles los huevos a los cuzqueños, porque apenas cinco minutos después, Domínguez metería un centro por detrás de los defensores para Tula quien, incomodo la pararía de pecho colorado(?) y conectaría, casi de casualidad, un centro para Salas que entraba por el área chica. El chileno, solo frente al arco, no tuvo más que empujarla  con la cabeza para anotar el empate.

A pesar de que solo quedaban 5 minutos para el final, aun habría tiempo para una mas. Un pase largo encontraría Salas por detrás de la defensa peruana. El Matador después de recibir quedaría solo frente a Oscar Ibáñez, pero no pudo conectar bien el tiro frente a un arquero que salio muy bien a achicarlo. Con eso terminaría la ida de la final de la Copa Sudamericana 2003.

Partido de Vuelta

gallardo-river-cienciano-620x444.jpg_787813774

Cienciano.– Oscar Ibáñez, Alessandro Morán, Santiago Acasiete, Carlos Lugo, Giuliano Portilla, Juan Carlos la Rosa, Juan Carlos Bazalar, Julio García, Paolo Maldonado, Rodrigo Saraz, Germán Carty. DT Freddy Ternero.

River Plate.- Franco Costanzo, Oscar Ahumada, Horacio Ameli, Eduardo Tuzzio, Ricardo Rojas, Eduardo Coudet, Javier Mascherano, Luís González, Marcelo Gallardo, Maximiliano López, Marcelo Salas. DT Manuel Pellegrini.

Goles: 32m Lugo (C).

Cambios: Daniel Montenegro por Salas, min. 16 (R);  58m César Ccahuantico por Maldonado, min. 58 (C); Alejandro Domínguez por González, min. 75 (R); Martín García por Saraz, min. 83 (C); Daniel Ludueña por Ahumada, min. 85 (R); Miguel Llanos por Bazalar, min. 90 (C).

Amonestaciones: Alessandro Morán, min. 16 (C); Maximiliano López, min. 27 (RP); Oscar Ibáñez, min. 53 (C);  Ricardo Rojas, min. 77 (RP); Germán Carty, min. 84 (C); Eduardo Tuzzio, min. 84 (RP)

Expulsiones: Juan Carlos La Rosa, min. 51 (C); César García, min. 86 (C).

Arbitro: Gustavo Méndez (Uruguay).

Para la vuelta en Arequipa (La Conmebol no habilitó al Estadio Inca Gracilazo de la Vega para la final porque no alcanzaba los 40.000 de visitante de capacidad mínima para una final), River lograría recuperar a gran parte de su equipo titular. Con la vuelta de Tuzzio, Ameli, el retorno de Mascherano (expresamente pedido por Pellegrini luego de quedar imposibilitado para jugar el partido del tercer puesto con la Selección Sub 20) y la aparición de Salas desde el arranque, River parecía mejor preparado para hacer frente a Cienciano, quien presentaría prácticamente el mismo equipo (Maldonado por Llanos seria el único cambio, moviendo a Morán hasta la posición de lateral derecho) que lograra el empate en Buenos Aires.

El inicio del partido pareció ser una continuación del encuentro de ida, ya que Cienciano mantuvo la lógica de la presión en el medio campo y el avance por los laterales. River, por su parte, buscaba el control de la pelota través de los pies de Gallardo y, a partir de ahí construir el juego hasta el área rival. Durante los primero minutos, Cienciano salio a presionar la salida de River y buscar a Carly en el área, pero con el correr del tiempo, River fue haciéndose cada vez más incisivo.

A los 9 minutos, Maxi López avanzo por la derecha aguantando el acoso de Lugo. En diagonal, el futuro compañero de terapia de Tuzzio y Sánchez(?) penetro en el área hasta quedar a pocos metros del vértice del área chica y remato, pero el disparo fue rechazado por Ibáñez.

A partir de esta jugada, River se estableció como el equipo mas claro en el juego a través de la buena actuación de sus laterales, que lograron frenar las subidas de La Rosa y Maldonado, obligando a que la única reacción ofensiva de Cienciano fuesen los centros frontales para que Carly se pelee con los centrales. La base del juego de River se encontraba en la conexiones entre Gallardo, Lucho González y Montenegro (ingresado por Salas a los 16 minutos). Sin embargo, esto no se tradujo en situaciones de gol, ya que el impecable trabajo defensivo del equipo peruano logro controlar el ataque de River y mantenerlo lejos del arco de Ibáñez.

Recién a los 22 minutos llegaría una nueva jugada de peligro. Una apilada de Gallardo (el mejor jugador del partido) en el borde del área, concluida con un gran remate que Ibáñez alcanza a tocar, estrellándolo contra el palo. Dos tiros de afuera posteriores en los pies de Montenegro reflejaban lo que le costaba a River superar en profundidad la línea de tres cuartos de cancha.

El resto del primer tiempo se movió dentro de los mismos parámetros. River buscaba pero se chocaba con la fuerte defensa de Cienciano que, en ataque, avanzaba con más empuje que idea. Solo habría una jugada más antes del descanso. Un tiro libre desde la izquierda lanzado por Gallardo, que cabeceo Lucho González y fue bien tapado por Ibáñez.

En el segundo tiempo, Ternero mando a los suyos al frente y Cienciano tuvo un mayor volumen de juego, lo cual le permitió profundizar sobre el arco de River. A los 51 minutos, sin embargo, La Rosa iría a despejar una pelota dejando la pierna estirada, la cual impacto sobre Ahumada. El arbitro cobró y le sacó la segunda amarilla (la primera fue por protestar), dejando a Cienciano con diez.

Sorprendentemente, la superioridad numérica de River no lo llevó a dominar el encuentro, sino todo lo contrario. Cienciano se adelantó, presionó y comenzó a jugar con el cansancio de un equipo que había corrido por toda la Argentina de más durante el primer tiempo. En ataque, comenzó a jugar a través de los cambios de frente y el consabido juego por las bandas, que, a diferencia del primer tiempo, River ya no podía controlar.

El partido se niveló, volviéndose, básicamente, un embole (?). Salvo llegada aisladas, lejos del arco, y algún remate que chocó contra los defensores, no hubo mucho. A los 77, por fin, pasó algo (?). Una falta de Rojas cerca del área luego de un pésimo despeje de la defensa millonaria. Lugo se encargaría de tirar el tiro libre, con un excelente zapatazo que se colaría entre la barrera, entrando al costado del palo izquierdo de Costanzo. Gol de Cienciano.

A partir de ahí, todo fue empuje y confusión en River, que perdía una final con un hombre de mas. La figura de Gallardo se agrandó, tratando de llevar hacia delante a sus compañeros a través de su velocidad y técnica, pero poco pudo hacer contra el funcionamiento defensivo de Cienciano. A los 80 minutos, por ejemplo, Gallardo conseguiría un tiro libre al borde del área gracias a una guapeada. En la ejecución, conectaría un pase  por abajo con Montenegro, que entraba solo al área para rematar una pelota que terminaría chocando en un defensor de Cienciano.

A los 83 minutos, como si de un partido de Racing o Colón se tratara, Cienciano se encontraría con otro obstáculo. Un lateral de Ahumada para Mascherano, quien recibe y encara al área. Pero a García se ve que no le gusto mucho ese avance, y le metió una buena murra. El arbitro marcó la falta y le sacó la primera amarilla. El tiro libre ejecutado por Gallardo se iría a unos pocos centímetros del travesaño. Dos minutos después, un avance de River por la derecha le daría la oportunidad a García de quedar en la historia del Cienciano. Pero en la historia negra. Ya que al parecer le había quedado un poco de mala leche de la amarilla anterior, y por temor a desperdiciarla se la dio de lleno a Ludueña mientras avanzaba, dejando a Cienciano con 9 y sin alcanzapelotas (!).

Con dos jugadores menos, Cienciano se tiró totalmente a defender, frente a un River que, a pesar de la superioridad numérica, no pudo encontrar claridad en el ataque. La única jugada en profundidad de River fue una muy buena asociación dentro del área entre Ludueña y Coudet, iniciada en el costado derecho con una escapada de Domínguez. Ludueña terminaría pasándole la pelota a Maxi López, pero este seria incapaz de pegarle bien, mandándola afuera. Cienciano, entonces, hizo entrar al único jugador capaz de resistir el resultado: El Bidón(?).

Finalmente, después de 10 minutos defendiendo la victoria con nueve jugadores, el árbitro pito el final del partido y consagró al Cienciano como campeón de la Copa Sudamericana.

Anuncios

Grandes Batacazos: Boca 0 – Platense 4

Bienvenidos al inicio de 1998, una época en donde el modelo neoliberal se estaba agotando, de la misma manera que lo hacía la historia del protagonista de este batacazo en la Primera División del fútbol argentino. Pero ese club con muchos años en la máxima categoría, no podía irse sin darle a sus sufridos hinchas una buena para recordar entre tanto trago amargo, una hazaña para contar o un argumento para convencer al hijo o al nieto de que se haga hincha del calamar.

Sigue leyendo

Grandes Batacazos: Alcorcón – Real Madrid 2009

Cual sacerdote del mal en canción de Cannibal Corpse(?), procederemos a revivir una sección olvidada de un blog que ya no esta entre nosotros. Péguele A La Galaxia, aquella sección donde el posteador y el comentarista de a pie podían hacer gala de su envidia su recalcitrante odio hacia ese club de mierda conocido como Real Madrid, hoy se viste de Grandes Batacazos y presenta la hazaña de ilustre(?) Deportivo Alcorcón.  Sigue leyendo

Grandes Batacazos: Argentina vs. Camerún 1990

Por Mario de Boca

 08 de Junio de 1990, ese día empezaba el mundial, mi mundial, el que me iba a dejar marcado para toda la vida aunque yo creo que todavía no lo sabía, no sé si hacía muchos o pocos días, meses o años que entendía este juego, no sé si sabía que era el offside, que significaba “misma línea” (en esa época todavía era offside), era futbolero porque sí, porque amaba a mi club y amaba ese pedazo de cuero llamado pelota y porque mi viejo me había llevado a la Bombonera a ver a Graciani, Perazzo y Comas. Ya tenía muchos “El Gr*f*c*” y leía todo lo que podía pero había conceptos que todavía no manejaba.

Sigue leyendo