Fútbol 1.0 – Hat Trick Hero (1990)

Desde las galerías de Neverland, las máquinas arcade reviven para recordarnos la cantidad de fichas y buenos momentos que les hemos dedicado. El homenajeado de hoy nos hizo emocionar con sus jugadores rígidos como palitos y entrenadores muy locos.

Sigue leyendo

Anuncios

Fútbol 1.0 – Super Sidekicks (1992)

Llegó el momento de meter las fichas metálicas en las ranuras de las maquinitas para darle vida a los mejores videojuegos de fútbol. El arcade que nos ocupa en este episodio da puntapié a una gran saga del balompie electrónico, donde aces, disparos de volea y arqueros de pelo largo ochentoso hacen su aparición.

Sigue leyendo

Futbol 1.0 – Goal 3 (NES 1993)

Sean bienvenidos una vez más a la sección donde podés ser una estrella del fulbo’ sin necesidad de correr como un boludo (?) atrás de una pelotita. La entrega de hoy despierta la vinolencia bien entendida como sólo los ponjas saben propocionar en el mundo virtual. Un divertimento electrónico ideal para descargar todas esas ondas negativas y para mejorar el Fútbol Real (Modo 6-7-8 off).

Sigue leyendo

Fútbol 1.0: Seibu Cup Soccer‏

SEIBU PANTALLA

Desde la peatonal Lavalle vuelve ese hermoso vicio electrónico de apretar botones. Metemos una nueva fichita para iniciar una nueva sección del fútbol electrónico donde el Diego se calza la porra del 81 para jugar como en el 86 pero en el 92 (?).

A comienzos de los noventa ya eran habituales las galerías de videojuegos en Argentina . También sus extraños habitues de estos lugares oscuros donde podías conseguir fafafa mal cortada diversión rápida y por poca plata. Ya nuestros padres te prohibían ir pero a vos te chupaba un huevo e ibas igual. Con el tiempo fuiste descubriendo diferentes jueguitos como el Street Fighter, los más zarpaditos con las fatalities del Mortal Kombat y los nerds con el Arknoid y el Tetris.

El metegol, la fafafa y los tejos de Lavalle y Maipú

El metegol, la fafafa y los tejos de Lavalle y Maipú

También fueron apareciendo otros de fútbol que llamaban la atención. Controlar al Diego en primera plana  haciéndosela caber festejando a un coreano muy parecido al Mancu (?) era toda una tentación imposible de rechazar. Por alguna extraña razón, los argentinos sufrían el extraño karma de vestirse como uruguayos en los videojuegos, un error subsanado con el correr de los años.

El segundo gol vino de un supertiro, un pelotazo de 45 metros que hizo estéril el vuelo del arquero. Las imágenes se ralentizan hasta que la pelota se encuentra con la red. Nuevamente el Maradona virtual repite su festejo de brazos estirados mientras el Mancu de los supermercados (?) se queja con indiferencia. Poco importó que el descuento de los orientales provocara que el Diego agachara su cabeza en señal de resignación. Los diez segundos con ruidos molestos indicaban el final del partido y la victoria.

Los coreanos bidoneando de lo lindo.

Los coreanos bidoneando de lo lindo.

Es en memoria a ese grato recuerdo que esta sección hace su debido homenaje a uno de esos especímenes que quedaron grabados en nuestras retinas y muñecas.

SEIBU CUP SOCCER Arcade (1992)

 

CARÁTULA SEIBU

Esta es la primera postal del Seibu Cup Soccer, un típico videojuego de fútbol de estilo repetitivo música atrapante, con el ruidito de las viejas transmisiones de la Copa Intercontinental en Japón y jugadas repetitivas. Fue lanzada a los arcades en 1992 por la empresa japonesa Seibu Kaihatsu y distribuido por los yanquis de Faibek. Curiosamente nos se trata de países que cacen un fulbo’ en el verde césped pero suelen ser los mejores jugadores cuando de electrónica se habla.

El juego disponía de la famosa palanquita y dos botones, uno para el pelotazo/remate y otro para el intracendente tiki-tiki ninguneado por los nipones lúdicos. Esconden a los habilidosos, cagones tintoreros de mierda diría Cappa (?). Todos centros a la olla y que la estrella (ese que usa medias auspiciadas por la marca de turno (?) de diferente color) el cual corría más rápido y remataba mejor nos salve el partido. No faltan las patadas arteras que el árbitro (de decoración como en la realidad y en los videojuegos) no cobra falta alguna. Los arqueros no tapan una sola pelota y sólo corren para patearla lejos o mandar de un guantazo el balón al medio del campo.

Como Casillas en el Mundial.

Como Casillas en el Mundial.

En el primer partido solo alcanzaba con ir corriendo hasta llegar al borde del área y rematar esquinado para llegar con facilidad al gol. Este truco dejaba de ser efectivo al segundo partido. En los siguientes cotejos , para llegar fácil al gol se utilizaba al Grana de turno(?) para correr por el costado y lanza el centro con el delantero sorprendiendo con un certero cabezazo que dejaba al arquero pagando y señalando con los puños hacia el arco, tal vez puteando a los defensores como corresponde(?). Siempre se intentaba del lado derecho de la pantalla y nunca del izquierdo, otra curiosidad de los jueguitos de antaño. A medida que avanzabas en el juego era más difícil superar a los laterales. ¿Por el medio? Imposible, sabías que entrar por allí ligabas el topetazo correspondiente.

La forma más espectacular de lograr un gol era con el tiro dinamita, una especie de fatality futbolera. Solamente podía ejecutarse cuando el jugador ya había convertido un gol. Para realizarlo nuestra estrella llenaba una barra que tardaba lo mismo que Úbeda en volver a la defensa. Corría como un pelotudo rezando que se completara y por supuesto apuntar hacia el arco contrario. Hay brillantes (?) que se han hecho goles en contra de esta manera. Este método fallaba cuando el rival te quitaba la pelota, lo que pasaba la mayoría de las veces. A veces este se estrellaba en el travesaño y el localista del árbitro cobraba corner o saque de banda para el que pateo (!!).

 

Mi tiro dinamita es tan fiero como un tártaro (?)

Mi tiro dinamita es tan fiero como un tártaro (?)

Los goles del rival eran diferentes. Cambio de frente constante hasta que el delantero pegaba una volea dentro del área que dejaba pagando al uno que se estiraba lenta e inútilmente para ver el lento ingreso de la pelota en la red.

Al ganar refleja el festejo de tu estrella sobre la otra y posteriormente aparecía de fondo una gran postal del mítico arquero italiano Gianluca Pagliuca con la selección de Italia que te indicaba tu progreso en el juego. Si perdías aparecía la famosa cuenta regresiva con el capitán lamentándose. Si hubo empate al meter una fichita se podía definir por penales o jugar nuevamente el partido (única opción si fue una derrota). Una vez superado el escollo a jugar a la ruleta para saber cuál era tu próximo rival.

Aquí están, estos son.

Aquí están, estos son.

Si hay algo que hace memorable este juego es la posibilidad de ver las reacciones de las estrellas de los diferentes seleccionados. Hay dos versiones: la europea y la nipona. La Occidental (Goal o Olympic ’92) presenta a Francia (con un Platini rubio y cara de violador de niños), España cuando no ganaba nada presenta a un adusto Emilio Butragueño por no decir con cara de culo (?) y Holanda inspirada en un festejo de Frank Rijkaard que justificaría una tangana de proporciones bíblicas si se tratara de la vida real. La Oriental modificaba esos tres por las poderosísimas (?) escuadras de Japón (El Sr. Miyagi invitándote a pelear en cada dedicatoria y agarrada de cabeza ante la derrota), la ya mencionada Corea del Sur y los punks de Estados Unidos, que piden una monea eamio(?) al verse derrotada su valla.

Deja Vu (?)

Deja Vu (?)

Los que siempre se repetían eran Inglaterra- su estrella es el genial (me pongo de pie y no me siento) Paul Gascoigne en su mejor imitación de Guile (?) y agachando la cabeza cuando pierden. La Argentina (Algentina según los ponjas) del Diegote Pelusa style, Brasil inspirado en Zico o Careca; vaya uno a saber por qué hacían el festejo de Lanchita Bisio (?) al perforar la red y el gesto de “¿Y qué querés que haga?” ante la derrota. Alemania con el duende maligno de Spiderman con un visible retardo mental personificado en Karl-Heinz Rummenigge e Italia en un simil grito de Tardelli mezclado con Salvatore Schillaci que se tapan la nariz al igual que Latorre en la Bombonera cuando sufren un tanto en contra.

Los ateos cantarían “Oh God no existís”.

Los ateos cantarían “Oh God no existís”.

La final es ante GOD o sea los chilenos occidentales de Godoy Cruz (?) Dios. O sea que esos penales que pateó Rambert eran un tocuen (?). Para la desgracia de todos los racistas y del Bichi Fuertes (?), no tiene nada de barba, es negro y descartamos que se trate de Morgan Freeman (?). Lo único que hace como gesto es asentir desinteresadamente sin importar si gana o pierde. Este equipo vestido de negro hacía que la delantera de nuestro equipo imitara a la perfección a aquella de Ferro en que hasta los trapos se le burlaban.

Un videojuego que fue novedoso en su momento. Un poco frustrante para evitar los goles de la máquina pero gloriosos festejos del diegote. Hoy en día vegeta entre los miles de juegos del MAME. Ideal para revivir viejos recuerdos o descubrir el fútbol antes de los miles de FIFA y PES que pululan en la actualidad.

En tu cara, nazi (?).

En tu cara, nazi (?).

 VIDEO SEIBU SOCCER CUP

 

BONUS TRACK DIEGO A LOS INGLESES

– Cachengue –