Mercado de Pases: Rollin in the deep (?)

El culebrón del verano viene cobrando fuerza en los últimos años sin dejar nunca de ser una selva donde la maleza nos impide ver las lianas (?). Muchas noticias falsas, inventadas, maliciosas a veces basadas en la verdat y otras directamente fabricadas por la superficie pop que necesita entretener a un público aparentemente más inclinado hacia la novela de si llega o no llega, de si vienes o te vas, que a poner el ojo en el fútbol mismo. El millonario es el que mejor la hizo el año pasado al grito de PQVEFP!!!  Por eso la pregunta del millón (?) ¿Quién será el nuevo Piscu?

100% chequeado UOOOOO.

Aldosivi:

Llegó: Carlos Soto (Belgrano), Martín Rivero (Chivas de USA), Guillermo Ortiz (Newell’s).

Se fueron: Nicolás López Macri (Sportivo Belgrano) y Gonzalo Bozzoni -Rescindió-, Gandín (Rescindió). Ftacla, Arrechea, Capriccioni y Lucero no son tenidos en cuenta.

Argentinos:

Llegaron: Matías Giménez (El de aaaca, de tigre, de los cuervos, huracán, etc. Viene de: Águilas Doradas de Colombia), Andrés Franzoia (Barcelona de Ecuador), Martín Alaniz (Morelia de México) y Joaquín Laso (Sportivo Italiano).

Se fueron: Juan Román Riquelme (De pie por favor. Rescindió), Matías Caruzzo (San Lorenzo), Fabio Vázquez (Crucero del Norte), Mariano Guerreiro (Instituto), Juan Ramírez (Colorado Rapids).

Arsenal:

Llegó: Nicolás Correa (Defensor Sporting de Uruguay), Franco Costa (Flandria), Maximiliano Herrera (Independiente).

Se fueron: Juan Randazzo (Por ahora libre), Hugo Nervo (Por ahora libre), Enzo Prono (General Díaz de Paraguay), Jorge Báez (Dep. Capiatá de Paraguay), Federico Freire (Universidad San Martín de Porres de Perú), Cristian Chimino (Temperley).

Atlético de Rafaela:

Llegó: Guillermo Marino (Boca Unidos) y Germán Ré (Estudiantes).

Se fueron: Sergio Vittor (Banfield), Lucas Albertengo (Independiente), Jonathan Ferrari (Huracán), Royón (Olimpo) y Pablo Pivetti (Sportivo Belgrano).

Banfield:

Llegaron: Luciano Civelli (Universidad de Chile), Sergio Vittor (Rafaela), Matías Abelairas (Vaslui, de Rumania), Mauricio Cuero (Olimpo) y VIATRI (Shanghai Shenhua de China).

Se fueron: Agustín Farías (PALESTINO de Chile), César Rigamonti (Sarmiento de Junín), Santiago Salcedo (Sol de América de Paraguay), Favio Segovia (Patriotas de Colombia).

Belgrano:

Llegaron: Sergio Escudero (Independiente) y Mauro Óbolo (Universidad Católica de Chile).

Se fueron: Federico Pintos (Lo pretende Godoy Cruz), Carlos Soto (Aldosivi), César Pereyra (Sporting Cristal de Perú), Julio Furch (Veracruz de México), César Rigamonti (Sarmiento) y Lucas Pittinari (Colorado Rapids de Estados Unidos).  Gastón Álvarez Suárez (renovó hasta 2017 y se va a préstamo a Sportivo Belgrano).

Boca:

"¿Vos me decís que si agarro por ahi encuentro defensores?" (?)

“¿Vos me decís que si agarro por ahi encuentro defensores?” (?)

Llegaron: Pablo Pérez (Málaga de España), Guillermo Sara (Betis de España), Alexis ROTIN (Catania de Italia), Gino Peruzzi (Catania). Volvieron Cristian Pavón (Colón) y Mauro Dalla Costa (San Martín de San Juan). ¿Monzón, Torsiglieri? ¿Humo o realidad? Pronto lo sabremos.Un armador de juego ni hablar, eh (?).

Se fueron: Hernán Grana (Columbus Crew de EE.UU), Mariano Echeverría (Tigre), Juan Forlín (volvió al Al Rayyan de Qatar), Nahuel Zárate (Godoy Cruz), Emanuel Insúa (Al Granada vía el Udinese), Joel Acosta (Olimpo) y Manuel Vicentini (Sarmiento).

Colón:

Llegó: Braian Romero (Acassuso)

Se fueron: Cristian Pavón (volvió a Boca), José Leudo (cerca del Once Caldas pero nadas por ahora) y Andrés Bailo (Sportivo Belgrano), Lihué “Nombrehippie” Prichoda (Nueva Chicago).

Crucero del Norte:

Llegaron: Estadio “Centenario Campeones del Mundo 1978-1986” (Chaco), Ernesto Álvarez (volvió de Puebla de México), Maximiliano Oliva (Estudiantes de La Plata), Leandro Fioravanti (Defensa y Justicia), Fabio Vázquez (Argentinos), Fabián Monserrat (Independiente)

Se fueron: Cristian Molina (Banfield), Tobías Figueroa (Belgrano), Miguel Nievas Escobar (Libre como un pájaro), Diego Calgaro (Nada) y Marcelo Lamas (Nada).

Defensa y Justicia:

Llegaron: Gonzalo Cabrera (Godoy Cruz), Fabio Álvarez (Talleres de Córdoba), Walter Busse (Manta de Ecuador) y Diego Tonetto (Independiente Rivadavia), Walter Acevedo (Tigre) y Eugenio Isnaldo (Newell’s), Sergio López (Unión Española de Chile), Facundo Curuchet (Colón)

Se fueron: Brian Fernández (Racing), Diego Villar (volvió a Racing pero lo tienen en el outlet), Pablo De Miranda (Nada), Leandro Becerra (Nada), Leandro Fioravanti (Crucero del Norte) y Pablo Bueno (Luego de pasar por Platense, se va a Gimnasia de Jujuy)

Estudiantes:

Llegaron: Agustín Rossi (Chacarita), David Barbona (Nueva Chicago), Matías Rosso (Chacarita), Leonardo Gil (Olimpo) y Facundo Quintana (Universidad de Chile).

Se fueron: Joaquín Correa (Sampdoria de Italia), Maximiliano Oliva (Crucero del Norte), Germán Ré (Rafaela) y .Luis Benítez (Nada)

Gimnasia:

Llegaron: Nicolás Mazzola (Instituto), Sergio Velázquez (Godoy Cruz), Antonio Medina (Rosario Central), Roberto Brum (Patronato) y Nicolás Navarro (Tigre).

Se fueron: Fernando Monetti (Puso toda la teca Lanús), Dardo Miloc (Sarmiento), Juan Quiroga (Olimpo), Joaquín Romea (Guillermo Brown de Puerto Madyrn), Nery Cardozo (Rubio Ñu, de Paraguay) y Dardo Miloc (Sarmiento).

Godoy Cruz:

Llegaron: Leonel Galeano (Rayo Vallecano de España), Nahuel Zárate (Boca), Javier Correa (Rosario Central), Diego Viera (Cerro Porteño de Paraguay).

Se fueron: Sergio Velázquez (Gimnasia), José Luis Fernández (Rosario Central), Gonzalo Cabrera (Defensa y Justicia); Sergio López (Unión Española de Chile) Claudio Aquino y Diego Rodríguez (Independiente).

Huracán:

Llegaron: Luciano Balbi (Lanús), Santiago Carrera (Sudamérica de Uruguay), Rodrigo Arciero (All Boys), Nicolás Bruna (Unión) y Jonathan Ferrari (Rafaela).

Se fueron: Gonzalo Pity Martínez (River Plate), Rodrigo Erramuspe (Liga de Quito de Ecuador) y Juan Martín Bouvier (Armenio).

Independiente:

Hermoso momento (?)

Hermoso momento (?)

Llegaron: Lucas Albertengo (Rafaela), Emiliano Papa (Vélez) Claudio Aquino y Diego Rodríguez (Godoy Cruz).

Se fueron: Federico Insúa (Millonarios de Colombia), Sergio Escudero (Belgrano), Patricio Vidal (Unión La Calera de Chile), Sebastián Penco (Once Caldas de Colombia), Iván Pérez (Rescindió, puede que vaya a Tigre), Leonel Miranda (Houston Dynamo de Estados Unidos), Fabián Monserrat (Crucero del Norte), Marcelo Vidal (Olimpo), Sergio Ojeda (Gimnasia de Jujuy) y Rodrigo Gómez (Quilmes).

Lanús:

Llegaron: Matías Fritzler (Kasimpasa, de Turquía), Fernando Monetti (de Gimnasia de La Plata), Facundo Melivilo (Chacarita), Alejandro Silva (volvió de Peñarol de Uruguay), Cristian Chavez (volvió de Unión Española, de Chile) y Diego Barisone (Unión de Santa Fe)

Se fueron: Agustín Marchesín y Diego González (Santos Laguna, de México), Silvio Romero (Jaguares de Chiapas de México), Leandro Somoza (Vélez), Marcos Pinto (San Martín de San Juan) y Matías Martínez (Sporting Cristal, de Perú).

Newell’s: -Llegó Américo Gallego en lugar de Gustavo Raggio-

Llegaron: Luciano Pocrnjic (San Martín de San Juan), Hernán Bernardello (Cruz Azul de México) y Nehuén Paz (All Boys).

Se fueron: Lucas Bernardi (Retiróse), Guillermo Ortiz (Aldosivi), Eugenio Isnaldo (Defensa y Justicia), Lucas Hoyos (Instituto) y Carlos Torres (Wilsterman de Bolivia).

Nueva Chicago:

Llegaron: Ramón Lentini (Unión Española de Chile), Nahuel Pansardi (Platense), Lihué Prichoda (Colón), Abel Masuero (Instituto), Mariano Puch (Atlanta), Leandro Cavallero (Independiente Rivadavia), Matías Defederico (Al Dhafra de Emiratos Arabes Unidos) y Luis Solignac (IFK Mariehamn de Finlandia).

Se fueron: David Barbona (Estudiantes de La Plata), Alejandro Melo (San Lorenzo) y Matías Escudero (Palestino de Chile).

Olimpo:

Llegaron: Matías Porcari (Juventud de Las Piedras de Uruguay), Joel Amoroso (Unión de Mar del Plata), Gonzalo Klusener (Quilmes), Hugo Colace (All Boys), Joel Acosta (Boca), Juan Quiroga (Gimnasia de La Plata), Marcelo Vidal (Independiente), Hernán Encina (Rosario Central), Royón (Rafaela) y Luciano Nequecaur (All Boys).

Se fueron: Juan Manuel Olivares (Los Andes), Agustín Vuletich (FC Arouca de Portugal), David Achucarro (Ferro), Leonardo Gil (Estudiantes), Mauricio Cuero (Banfield).

Quilmes: -Llegó Julio Falcioni en lugar de Pablo Quatrocchi-

Llegaron: Fabián Assmann (Mérida, de México), Martín Pérez Guedes (Racing), Gustavo Noguera (Olimpia de Paraguay), Emanuel Morales (Chacarita), Rodrigo Gómez (Independiente) y Claudio Bieler (Kansas City de Estados Unidos).

Se fueron: Brian Sarmiento (Nada), Gonzalo Klusener (Olimpo).

Racing:

Llegó: Brian Fernández (Defensa y Justicia), Roger Martínez (Volvió del Ramón Santamarina) y Diego Villar (volvió de Defensa y Justicia).

Se fueron: Gabriel Hauche, esto cuenta como refuerzo también (Xolos Tijuana de México), José Luis Gómez (San Martín de San Juan), Wason Rentería (Rescindió. Sin novedades.), Martín Pérez Guedes (Quilmes), Alejandro García (Los Andes).

River:

Llegó: Pablo Aimar(crack cordobés), El pipi de los inconscientes Pity Martínez (Huracán)

Se fueron: Víctor Cabrera (Montreal Impact de Canadá), Leandro González Pirez (Tigre), Facundo Affranchino (Lobos BUAP de México).

Rosario Central: -Llegó Eduardo Coudet por Miguel Angel Russo-

Llegaron: Marco Rubén (Tigres de México), José Luis Fernández (Godoy Cruz) y Pablo Álvarez (Catania de Italia)

Se fueron: Sebastián Abreu (Rescindió contrato, nada cerrado aún.), Antonio Medina (Gimnasia), Nahuel Quiroga (Sarmiento), Hernán Encina (Olimpo), Javier Correa (Godoy Cruz).

San Lorenzo:

Fiu Fiuuuu (?)

Fiu Fiuuuu (?)

Llegaron: Alejandro Melo (Nueva Chicago), Alan Ruiz (Volvió de Gremio de Brasil), Franco Mussis (Genoa de Italia) y Matías Caruzzo (Argentinos).

Se fueron:  Walter Kannemann (Atlas de México), Nicolás Blandi (Evian de Francia).

San Martín de San Juan:  -Llegó Carlos Mayor por Rubén Forestello-

Llegaron: José Luis Gómez (Racing); Marcos Pinto (Lanús) y Daniel Franco (Los Andes).

Se fueron: Luciano Pocrnjic (Newell’s), Franco Quiroga (Atlético Tucumán), Federico Poggi (Villa Dálmine), Deivis Barone (Entrenando con River Plate de Uruguay), Fernando González (Temperley) y Mauro Dalla Costa (Boca).

Sarmiento:

Llegaron: Nahuel Quiroga (Rosario Central), Dardo Miloc (Gimnasia de La Plata), Juan Manuel Azil (Volvió de Independiente de Chivilcoy), César Rigamonti (Belgrano), Franco Peppino (Barcelona, de Ecuador), Francisco Dutari (UNAM de México) y Manuel Vicentini (Boca).

Se fueron: Martín Andrizzi (Se retiró.), Diego Castaño (Nada), Jorge Córdoba (Los Andes), Robertino Canavesio (Gimnasia de Mendoza), Matías Romano (Nada).

Temperley:

Llegaron: Christian Chimino (Arsenal), Gustavo Aprile (Rampla Juniors de Uruguay) y Fernando González (San Martín de San Juan), Jonathan Lastra (Libertad de Sunchales), Gabriel Esparza, Federico Bruno y Santiago Magallán (Juveniles de San Lorenzo).

Se fueron: Rodrigo Alonso (No sabemos nada), Roselli (Talleres), Enzo Ruiz (Nada), Bruno Casanova (Puede que al Santiago Wanderers de Chile) y Quiñonez (No se sabe)

Tigre:

Llegaron: Leandro González Pires (River), Mariano Echeverría (Boca), Agustín Pelletieri (Chivas USA) y Erik Correa (Chivas USA).

Se fueron: Gabriel Peñalba (Veracruz de México), Walter Acevedo (Defensa y Justicia), Nicolás Navarro (Gimnasia de La Plata), Ignacio Canuto (León de México) y Sebastián Rusculleda (Panetolikos de Grecia).

Unión:

Llegaron: Fernando Coniglio (Sportivo Belgrano); Rolando García Guerreño (Godoy Cruz).

Se fueron: Diego Barisone (Lanús) y Nicolás Bruna (Huracán).

Vélez:  -Llegó Miguel Angel Russo en lugar del Turu Flores-

Llegaron: Alan Arario (Roma de Italia); Mariano Pavone (Cruz Azul de México); Hernán Pellerano (Tijuana de México), Leandro Somoza (Lanús).

Se fueron Lucas Pratto (Atlético Mineiro de Brasil) y Emiliano Papa (Independiente).

– Sol –  

Anuncios

Mercadería de Feria‏

imgo3
Estos pibes no creían en nada (o por lo menos no se lo notaba tan devotos que digamos) pero si tenían una religión era la del futbol: Lunes, 21Hs, la canchita de siempre. Unos con camiseta clara, los otros con oscura, para no confundir, los equipos armados de antemano, todo perfecto. Asomaba alguna camiseta del ascenso mezclada con uno que otro equipo europeo y la nunca bien ponderada remerita blanca random porque otra clara no tenía.

Y en medio de esa mezcla del deporte más lindo del mundo (el amiguismo) uno que rompe la esctructura, que desentona, que no rompe el molde porque es un molde en sí mismo: Un flaco, vestido de pies a cabeza con el uniforme de la Selección, lo más parecido a los muñequitos esos que todavía venden en los negocitos de boludeces de los shoppings, de los cuales sólo quedan Papa y  el Jonás pre quimio (?). El equipo lo completaba unas muñequeras y unos botines que bien podrían usar los barrenderos para que los vean de noche, de un brillo furioso, impúdico, terriblemente bochornoso.

Eso, de por sí mismo, es romper un código casi autoimpuesto, es tratar de sobresalir en un grupo de pares, es tener un cartel luminoso cargado como estandarte de coparsa que dice “pegame feo y llamame Toranzo”. Pero el tipo fue por más. Si, era de los que se compraban un CD del Teto Medina y lo escuchaba con auriculares, le cabían las cosas extremas(?): El flaco no fue sólo, sino que llevó a la novia.

El grupo de Neanderthales con el que comparto canchita y morfi después del doparti miraba la escena y no podía dar crédito de lo que estaba mirando: De un lado del alambrado, los flacos en la cancha peloteando o pelotudeando valga la redundancia, tirando chanzas. Del otro, el Kun Aguero de outlet con su princesita de saldo. Si no fuera porque saludaba a todos los que llegaban, uno podía pensar que el flaco no jugaba ahí, que había terminado de patear en la cancha de al lado y estaba destilando arrumacos, pero no, el flaco estaba por entrar a jugar y, en vez de compartir esa previa en comunión, estaba ahí, con la chica Koleston rubio claro claro ceniza.

El pibe entró segundos antes de que arranque el partido, no sin antes darle un besito a su fan (?), el resto de los jugadores ni siquiera lo gastaron, ni hicieron un grito aputasado como para recriminarlo, entró a jugar y el resto siguió en la suya. Creo que eso era el pico de la tristeza de la situación, dado que la falta de un chiste que sirviera de aviso daba a las claras la resignación del grupo respecto a la pérdida del muchacho que estaba ahí, con sus botincitos brillantes, pero que pese a eso no era parte de esa comunión.

Hojeamos algo del partido y sinceramente decir que el flaco era intrascendente es darle transcendencia, apenas si la tocó un par de veces, si esbozó algo parecido a una gambeta. La princesita no paró de mirar su celular, seguramente twitteando “En la #cancha viendo a #mikun jugando al futbol. #teamo!”, dudamos que entendiera siquiera qué carajo estaba haciendo su novio adentro de la cancha, apenas si entendía qué mierda estaba haciendo ella del lado de afuera.

En la mesa se reflexionó entre empanada y empanada sobre la situación (que a la postre era más entretenida que el partido que estaban jugando, del nuestro ya se había debatido) y no nos entraba en la cabeza cómo el pibe había logrado concatenar, en un sólo tiempo y espacio, tanta rotura de códigos. El Yeti, hombre sabio si los hay, tiró la sentencia: “Es un pelotudo”. La mesa no pudo más que asentir en unanimidad.

Pero en el fondo, ahí donde uno guarda los casettes de Cristian Castro (?), uno sentía algo de pena, porque este pobre cristiano quizá pensaba que obraba bien, que llevar a la novia ahí era “compartir tiempo juntos”, que así quedaba bien con todo el mundo, pero la verdad es que la mina se embolaba y los muchachos no se sienten a gusto cuando cae un ser de otra especie en su espacio personal. Todo tiene su momento y lugar, es como caer en un telo con la mina y con la monada para que te haga el aguante.

Le habrá faltado un amigo de verdad que lo ubique? Será tan terco que no puede ver más allá del pubis de su novia? Tendrá una negación total de la realidad? No lo sé, el tema es que me fui de la cancha con la idea de que ese flaco representaba todo lo que NO debía hacerse en un espacio sagrado como es el fulbito con los pibes, por eso me terminó dando eso que el Dié dice que no se le tiene a nadie.

Eso sí, si hacía un gol y tiraba corazoncito, de cajón, que terminaba internado. Fija.

 – Arquero Bipolar –