Cubas Libre, Cocca, Fernet y Cianuro para todos.

Culminaron los cuartos de final de la Argie Cup, el torneo donde se reparten cheques gigantes y ya no hay que depositarlos en Alhec (?). Han quedado cuatro equipos de Primera División para llevarse ese trofeo que algún estudiante de diseño con exceso de drogas legales e ilegales creo para este hermoso certamen. Este fantástico torneo donde un combinado ignoto de los diferentes ecosistemas del país puede enfrentar y ganarle a un equipo de la gran ciudad. Lamentablemente los peces gordos que se reunen en Viamonte lo han destruido para 2016. Pasen y vean.

Sigue leyendo

Anuncios

Espacios vacíos

 

Nuevo viernes por la mañana, nuevo reporte de la semana en la Copa Sudamericana. Mientras hacés gimnasia mental para ver que gastos podés permitirte en el último fin de semana de sePtiembre cuando el sueldo ya es un recuerdo lejano y de hace tiempo, relajate y sumergite en el paraíso zen (?) de los partidos de ida por los octavos de final. Pero basta de charla new age y pasemos a la acción.

 

River Plate  2 – Liga de Quito  0

En uno de sus últimos partidos como local antes de ir a representar recién por tercera vez a su Confederación frente a equipos de otros continentes, los hinchas millonarios llenaron el estadio de Vélez, sitio escogido ante la suspensión por parte de la Conmebol al Monumental. En un marco de verdadera fiesta y… un momento, me avisan acá en la redacción que… ajá… les levantaron la sancion? Y porqué? Ah, nadie sabe… Y llenaron el Monumental entonces… eh? cuanta gente? Pero Copani fue?

Bueno, recapitulando, en un Monumental con mas claros que en las formaciones de un SIC-CASI (?), River pudo volver a mostrar algo de su juego efectivo que había abandonado luego de su consagración continental. Sin quitarle méritos a lo hecho por el equipo de Gallardo, es imposible dejar de mencionar el ASCO que dio Liga de Quito en Buenos Aires, verbigracia de su blondo entrenador, Luis Zubeldía, hace apenas pocos años sindicado por varios en Argentina como el técnico del futuro porque no tiene pasado ni presente.

Con un retornado Pisculichi como máxima figura, un Mora movedizo, los laterales pasando permanentemente al ataque y un juego de presión constante, el local tardó apenas algunos minutos en convertirse en el cómodo dominador del partido ante un equipo que salió al campo de juego sabiéndose inferior y basó su idea táctica en rodear de defensores a su arquero e intentar lastimar de contra con dos jugadores (como mucho) en mitad de cancha.

Promediando la primera etapa, con dos tiros en los palos y varias jugadas de peligro, era ya inminente la caída del primer gol de la tarde/noche. Carlos Sánchez recuperó una pelota en la mitad de la cancha a los 26 minutos y tras un toque y devolución de Lucas Alario, tiró un centro bajo que Mora apenas acomodó para que el santafesino que había seguido la jugada coloque la pelota junto al palo mas lejano de un Domínguez que nada pudo hacer. Cuando parecía que la apertura del marcador podía hacer un efecto cascada sobre la débil resistencia del visitante, River aprendió la lección de Buonanotte pareció sacar el pie del acelerador y así transcurrió el resto del primer tiempo.

alarioliga

En el inicio del complemento, el Millonario siguió manejando el trámite del partido, pero le faltaba claridad y simpleza en los últimos metros. Liga demostró ser un flojo contrincante, más aún después de la expulsión de Romero el de Retiro a los 21 minutos por hacer la gallinita ante los pocos hinchas doble amonestación, y parecía estar más que conforme con la diferencia mínima en contra.

Sin embargo, la insistencia casi inercial de River iba a dar sus frutos: a los 75′, el recién ingresado Viudez gambeteó y mandó un centro al área que Rodrigo Mora aprovechó para poner el 2-0 con un cabezazo de pique al piso. Si esto sigue así todo Burzaco es político, poco se puede esperar de la revancha en Ecuador, siendo el factor de la altura de Quito el único escollo que parecen tener los de Gallardo para terminar de sellar lo que sería una mas que cómoda clasificación a cuartos de final.

moraliga

 

 

Que el presidente de la FIFA no conozca tu nombre ni cuando clasificaste al Mundial de Clubes, no tiene precio

Para todo lo demás, existe Burzaco y los gordos de traje

 

 

Independiente  1 – Olimpia  0

Estando lejos de la punta en el coso, y ya sin la Copa Argentina, esta Copa Sudamericana aparece como el objetivo principal del semestre para un Independiente que de a poco parece encontrar un funcionamiento colectivo interesante, apoyado en algunos nombres que han levantado su nivel (Toledo, Cuesta, Ortiz), otros que lo vienen manteniendo (Tagliafico, Benítez), las pinceladas de talento que pueda aportar Cebolla Rodriguez, y, bueno, Jesús Méndez (?).

El equipo de Mauricio Pellegrino recibía en el América Champions League Libertadores de América a un Olimpia que de a poco está intentando volver a los primeros planos en el ámbito internacional, después de un bajón tras el subcampeonato continental del 2013. Y en un choque copero por excelencia (Diez Libertadores entre los dos) el Rojo salió decidido a hacer valer la localía y,rápidamente trató de aprovechar las deficiencias del visitante por el sector izquierdo de su defensa. Toledo se sumaba a Benítez y a Vera, que buscaban recostarse sobre ese costado para desbordar o ingresar al área.

La primer llegada seria de los de Avellaneda fue a los 22 minutos a partir de un corner desde la derecha ejecutado por Jesús Méndez, Cuesta cabeceó defectuosamente, Pellerano la volvió a tocar para su compañero de zaga y esta vez Cuesta sacó un remate que devolvió el palo derecho del arco de Barreto. Luego fue Vera quien conectó un centro con un muslo y la pelota dio otra vez en el mismo palo. Hasta que faltando pocos minutos para el descanso, falló otra vez el relevo en el sector izquierdo de la defensa de Olimpia cuando Vera y Candia saltaron y se molestaron, el rebote lo tomó Benítez que sin marca desbordó y tiró el centro para la llegada por el centro del área de Juan Manuel Trejo, quien sólolatuvoqueempujar para poner el 1-0 merecido. Primer gol en su carrera para el tucumano, y sin lugar a dudas hasta el momento el mas importante de la misma (?).

El complemento fue un poco más deslucido, con dos equipos que parecían haber hecho el gasto físico en la primera etapa. Pero de la mano del Cebolla Rodríguez y bien acompañado por Martín Benítez, los de Pellegrino contaron con oportunidades para ponerse dos a cero arriba, pero se mostraron erráticos en la definición. El ingreso de Pisano por Trejo no le trajo soluciones al técnico y el partido se iba diluyendo en cierta monotonía, hasta que a los 38 minutos del complemente Jesús Méndez decidiió sacudirle la modorra (?) y vio la roja tras pegar un codazo en la mitad de la cancha. Eso envalentonó al visitante que fue por el empate en los últimos minutos, aunque nada pudo hacer ante una defensa sin puntos flojos, y hasta termina llevándose un peor resultado cuando un buen desborde de Albertengo por derecha encontró a Vera en una excelente posición para liquidar las acciones, pero el uruguayo no pudo convertir.

Independiente consiguió un resultado que permite varias lecturas. Los eufóricos con el presente del equipo dirán que se ganó ante un duro rival y que se mantuvo el arco en cero, detalle no menor en una serie con la regla del gol de visitante. En caso de poder marcar en Asunción la próxima semana, obligaría al conjunto paraguayo a tener que hacerle 3 goles como mínimo para revertir el resultado. En cambio los hipoglucémicos (?)  o sea todos pondrán el acento en la escasa diferencia conseguida, frente a un equipo que cuenta con armas en ofensiva como para aprovechar su localía y el aliento de su gente. La respuesta a tan trascendental enigma, la tendremos luego de transcurrida la revancha.

 

Sindudamente (?) el blooper de la fecha:

 

 

Sport Recife  1 – Huracán  1

Tras una serie contra Tigre resuelta en el primer partido, Huracán debía viajar hasta el norte de Brasil para enfrentar a un Sport Recife que mitadetablea en el Brasileirao y que había eliminado a su compatriota de Bahía en la ronda anterior. Con la ausencia de Daniel Montenegro, su técnico Eduardo Dominguez tuvo que improvisar y mutar de lo que venía siendo su clásico 4-2-3-1 a un 4-4-1-1 con bastante mas marca, presión y exigencia física en el medio campo. Patricio Toranzo quedaba como único conductor, para tratar de asociarse a Cristian Espinoza o buscar largo al retornado Ramón Ábila, que obligaba solitariamente a los centrales brasileños.

El Quemero jugó un más que correcto primer tiempo: sin esperar cerca de Marcos Díaz ni salir desesperado. No tuvo grandes opciones más allá de un cabezazo débil de Ábila y un remate desviado de Moreno y Fabianesi, pero solo sufrió un par de disparos de Marlone Brando que inquietaron al arquero visitante.

recifegol

Donde está Wally Balbi?

Iban apenas 6 minutos del complemento cuando Marlone ensayó y le salió bien una apilada que dejó libre a Maikon Leite, quien aprovechó la ausencia momentánea de Balbi sobre el lateral izquierdo y le sirvió el gol en la cabeza a André Felipe. El Globo, que había empezado de buena manera la segunda parte, recibía un duro golpe, inesperado y hasta injusto por lo hecho por ambos equipos hasta ese momento. .

De todas formas, los de Domínguez no se cayeron animicamente más allá del intento del local por liquidar el pleito. Primero Wanchope reventó el travesaño y en el rebote no pudo Toranzo, mientras que unos minutos después, a los 75′, sujetaron al nueve en el área y Mauro Bogado se hizo cargo del penal sancionado para poner el 1-1.

bogado

Hay mas gente dentro del campo de juego que afuera, incluyendo al que sostiene la grúa y al que hace lo propio con la manga (?)

Tras el empate pudo llevarse todo Huracán aprovechando el desconcierto en el local, pero no pudo manejar bien los contragolpes con Espinoza como referencia. De todas formas, no pasó mayores sobresaltos hasta la finalización del partido, con un resultado final que le permite afrontar el partido de vuelta en el Tomás A. Ducó con altas expectativas de lograr meterse por primera vez entre los ocho mejores de la Sudamericana. Teniendo en cuenta los partidos jugados en su estadio durante la Libertadores de este año, no deberá confiarse en la ventaja del resultado previo a favor por el gol de visitante, ya que de hacerlo podría sufrir ante un limitado, pero con poco para perder, conjunto brasileño.

Los pantalones doblados para no pasparse, la mirada con ojitos MorenoyFabianescos (?)

 

 

Lanús  0 – Defensor Sporting  0

Tras enterarse que deberá enfrentar a Boca por semifinales de la Copa Argentina oportunidad para que GBS le serruche el piso al vasco, Lanús recibía en el Sur del Gran Buenos Aires a un conjunto uruguayo, Defensor, que había dejado una buena imagen tras eliminar a los peruanos de Universitario.

Y en los primeros minutos el local salió decidido a buscar una rápida ventaja, con Román Martinez manejando la pelota y juntándose con Nicolás Aguirre por izquierda y los tres delanteros que dispuso Guillermo en cancha: El Di Maria paraguayo, Almirón, Sergio González por el centro y Di Renzo. Recién a partir del cuarto de hora pudo el visitante plantarse en mitad de cancha. A los 21 minutos se dio la primer llegada clarísima del granate, cuando Maxi Velázquez ganó por la izquierda y su centro lo dejó a Almirón solo frente al arquero Campaña, pero el remate del guaraní pudo ser desviado in extremis.

Recién a los 32 minutos volvió a llegar con peligro el local. Tras un buen centro por la izquierda de Aguirre, González se elevó y metió un fuerte cabezazo que fue embolsado sin dar rebote por el mejor jugador del partido hasta el momento, el arquero uruguayo. Sobre los 40′ de ese primer tiempo tuvo el visitante un par de aproximaciones al area de Monetti, pero sin demasiada profundidad. Sin mucho mas para destacar, terminó un primer tiempo que había empezado con mucho ritmo y termino mas estático que Stephen Hawking (?).

La etapa complementaria comenzó como el partido, con Lanús tratando de conseguir la ventaja, pero al mismo tiempo sin la misma frescura mostrada en los primeros 45 minutos. Defensor seguía con su intención primaria de mantener sus líneas juntas y cercanas a su propia área, sólo soltando a algún voltante en las contadas ocasiones en que lograba salir rápido de contra. Con Román Martínez ya sin movilidad, y sus delanteros mas estáticos, el local carecía de toda sorpresa y sus ataques no podían vulnerar a una defensa mas atenta. Al minuto 70 Di Renzo le puso un gran pase filtrado a Gonzákez, que frente a Campaña lo dribleó hacia un costado pero se abrió demasiado y su remate dio en la base del palo (desde un ángulo similar al gol de Tevez por Copa Argentina). Otra vez quedó González frente al arquero a los 85′, pero nuevamente la gran figura del partido le ganó al interesante proyecto de delantero granate.

Tras un par de patadas que marcaron un 3.8 en la escala Tévez-Ham (?), se caldeó un poco el ambiente entre los jugadores, lo que hizo que al instante posterior al que el árbitro marque el final del encuentro se dieran varios forcejeos y amagues de TANGANA, que al igual que el partido, terminaron solo en eso y nada mas. La serie con el resultado menos decidido de las ocho, se verá en Montevideo quien consigue imponer sus condiciones para seguir avanzando en la Sudamericana.

No hizo nada en el partido como para destacarse, pero la presencia todavía de Andrés Scotti en una cancha siempre es buen momento para recordar ésta perla de Caruso Lombardi, el énfasis puesto en lososopolare’ y el pequeño movimiento de cabeza al decirlo es inconmensurable (?).

 

 

Deportes Tolima  1 – Sportivo Luqueño  1

Jugado en El Campín de Bogota, el equipo menos visitante (?) salió con DE TODO a buscar la ventaja en el primer tiempo, contando con varias ocasiones claras, como la increíble ocasión que marró el oscuro (?) de Marco Pérez y que podrán disfrutar mas abajo. Erik Jonathan Estrada logró abrir el marcador a los 15 minutos para los colombianos, pero en el segundo tiempo la visita se acomodó defensivamente y de a poco empezó a buscar el arco contrario. Con una jugada de laboratorio tras un tiro de esquina, consiguió el empate a los 69 minutos por intermedio de Jorge Ortega. Resultado que deja mejor parado a los paraguayos, que tratarán de aprovechar la presión de sus CHANCHOLIGANS para meterse entre los ocho mejores de la competencia.

 

 

Emelec  2 – Santa Fe  1

Tremendo el partido que logró remontar el conjunto de Omar de Felippe, haciendo las veces de local en Manta. Antes de los 10 minutos contó el visitante con un penal a favor, tras una falta sancionada sobre Wilson Morelo (por televisión no pareció) y el mismo atacante se hizo cargo de la ejecución, para que Esteban Dreer (que venía de ser figura en la serie anterior) se lo contuviera. De todas maneras, sobre el tiempo recuperado adicionado del primer tiempo, Juan Roa definió con un lujoso tacazo para poner adelante en el marcador a los bogotanos. En el complemento, cuando se mostraba mas peligroso de contrataque la visita y se iba quedando sin resto físico ni de tiempo el cuadro ecuatoriano, apareció Miler Bolaños con un golazo desde fuera del área a los 81′ para poner el 1 a 1. Y eso no fue todo, ya que faltando un par de minutos le compensaron dieron un penal al local tras una mano y nuevamente el de nombre y apellido de escritor (?) se hizo cargo para darle la victoria definitiva a los eléctricos. La serie se mantiene totalmente abierta, habrá que ver si Santa Fe puede sacar ventaja del gol de visitante conseguido en Ecuador.

 

 

Atl. Paranaense  1 – Brasilia  0

Le costó mucho al equipo de Curitiba superar a un rival que, recordemos, no disputa ni siquiera la Serie D del Brasileirao. Ante el creciente murmullo de su gente, intranquila ante la imposibilidad de sus jugadores de trasladar al marcador las notorias diferencias de nivel entre ambos conjuntos, se dio un partido bastante discreto y peleado. Con tres delanteros netos en cancha, el local salió al segundo tiempo mas dispuesto aún a conseguir una ventaja impostergable si no querían que los negros los maten a la salida, y para tranquilidad de sus familias (?) al minuto 62 el colombiano Daniel Hernández aprovechó un rebote para poner el 1 a 0, que mas allá de los intentos de los paranaenses (?) por ampliar la ventaja, terminó siendo el resultado final.

 

 

Libertad  1 – Chapecoense  1

Adalberto Román, pelota en el aire, mano despegada del cuerpo, un negro cerca esto ya se ha visto

En el Estadio viejo ladrón Nicolás Leoz de Asunción, Libertad recibía a una de las incógnitas de la Copa, el Chapecoense de Santa Catarina. Sorpresivamente se ponía en ventaja el visitante a los 18 minutos, por intermedio del jugador Camilo, que juega con la camiseta 6 10. De ahí en adelante se dieron repetidos intentos del local por emparejar el marcador, lo que recién pudo conseguir sobre el cierre mismo del encuentro gracias al tanto de Hernán Rodrigo López. Para destacar el ingreso en la visita en el minuto 47 de Igor, que quizás sufriendo la ausencia de su amo (?) solo duró 120 segundos en cancha antes de irse expulsado. El lateral derecho de los brasileños se llama Caramelo, los chistes se los dejo a ustedes (?). .Ah, y el técnico Guto Ferreira me cagó el chiste sobre el 16, Nénem porque no le permitió ingresar encima si metía un gol podía poner Nénem lo hizo. Eso es todo, si quieren averiguar mas sonbre el partido cómprense uno de esos diarios paraguayos que venden en Retiro con cuerpos mutilados en la tapa (?).

 

Pinchó en el final y sueña

Estudiantes le ganó agónicamente 1×0 a Brown -uno de los punteros al comenzar la fecha 34– y gracias a que Defensores apenas empató como local, quedó a sólo 3 puntos del “Dragón”, entonces único líder de la B Metro. Pero entre el martes y ayer se jugó la 35º fecha y el nuevo puntero es… Brown, que ganó y aprovechó el traspié de Defe en Villa Crespo; el “Pincha” volvió a ganar y ahora es escolta a sólo 2 puntos, junto al “Dragón”.

estudiantesbron
Sigue leyendo

Dossier Táctico: Godoy Cruz (Mendoza) 1 – Rosario Central 3

Intro

Rosario Central emprendía su camino hacia tierras mendocinas sabiendo que debe cosechar de a tres unidades a los efectos de mantenerse expectante en el Torneo de Primera División 2015 y no perderle pisada a Boca Juniors y San Lorenzo. Terminó derrotando convincentemente al elenco tombino, que aún no encuentra el rumbo bajo la dirección técnica de Gabriel Heinze.

Godoy Cruz venía de 6 encuentros sin victorias (más el pendiente con Racing Club en el que se halla en desventaja) hasta que la semana pasada derrotó a San Martín en San Juan. Ello le otorgó un poco de aire a su entrenador, que ha trocado el 4-3-3 similar al del Newell’s campeón con el que inició este semestre por un 3-4-1-2 que le permita incluir a Jaime Ayoví en la alineación titular. Heinze dispuso que Luis Jerez Silva se encargue de la contención, con Fernando Zuqui algo más adelantado. Lucas Ceballos a la derecha y Nahuel Zárate a la izquierda fueron los carrileros por las bandas, mientras que el enlace, Gonzalo Díaz, se volcó marcadamente hacia el sector zurdo. Leandro Fernández salió del área del centro a la derecha para asociarse con Ayoví, delantero de área.

Central, de estupenda campaña en la primera experiencia de Eduardo Coudet, no pudo contar con el lesionado Franco Cervi. El Chacho se ha mostrado elástico en sus dibujos tácticos, aprovechando la riqueza en variantes ofensivas que ofrece su plantel. Ha empleado habitualmente un 4-2-3-1 a principios de año, y ahora rota entre el 4-4-2 y el 4-3-1-2. Este último esquema fue aplicado aquí, con Nery Domínguez como único recuperador clásico y flanqueado por Walter Montoya y José Luis Fernández. El juvenil Giovani Lo Celso ofició de enlace con el dúo ofensivo compuesto por Marco Ruben y Marcelo Larrondo.

Inicial

Formaciones iniciales

El encuentro empezó disputado, pero con Central enfatizando en el juego largo para saltear la línea de volantes del Bodeguero, y desde allí crear. La contratación de Larrondo a mitad de año sirvió a estos efectos, pues el Canalla carecía de otro 9 de área con altura más allá de Ruben. De esta forma, la salida desde Alejandro Donatti o Javier Pinola muchas veces buscó el pelotazo frontal, con destino hacia Larrondo para que peine a Ruben, o para que retroceda el esférico hacia Lo Celso o Nery Domínguez. En este tipo de maniobras, también se recurrió al lateral izquierdo Cristian Villagra como lanzador. Cuando Larrondo descansaba en Lo Celso, el enganche intentaba filtrar abierto hacia el pique de Ruben por derecha, o una escalada sorpresiva de José Luis Fernández por izquierda.

Central Ataque 1

De todas formas, más que el juego directo, Coudet pretendía localizar a Larrondo para su pivoteo y toque hacia atrás. Entonces, a partir de allí, lateralizar el juego y expandirse por las bandas. De esta forma, al obligar a Godoy Cruz a retroceder, luego podía tocarse hacia atrás con Lo Celso o Domínguez sin oposición y con panorama para filtrar pases a sus puntas. Lo Celso se volcaba hacia atrás preferentemente cuando el balón pasaba por la derecha, con escalada de Víctor Salazar y con despliegue hacia el vértice del área de Montoya. Recibía en 3/4, y desde allí, intentaba buscar por elevación de la defensa a los delanteros, o abrir por bajo a Montoya para su remate. Domínguez, en cambio, recibía cerca del círculo central, y su función era la de cambiar de frente en profundidad y en largo. Usualmente lo efectuaba de derecha a izquierda (Central insistió en recargar su construcción inicial allí), intentando buscar a Fernández por la banda o a un Villagra cruzando el mediocampo. De todas formas, también lo efectuaba en forma frontal (hacia Larrondo para que habilite a Lo Celso) o hacia Montoya por la paralela.

Central Ataque 2

La salida fluida desde el fondo (o el retroceso de Larrondo hacia la línea divisoria) tenía como eje a Domínguez. Por derecha, generaba la apertura hacia Salazar, que podía intentar un desequilibrio en pared con Montoya y así centrar. De lo contrario, Salazar tocaba con Lo Celso o Ruben por el centro y se abría hacia Montoya: Desde allí podía maniobrar por afuera, penetrar al área o buscar el enganche. En todo momento, Fernández proporcionaba una diagonal hacia el centro para que Lo Celso le filtre un pase al costado opuesto de la ofensiva.

Central Ataque 3

Por izquierda, en cambio, se intentó el cambio de Domínguez para que reciba Villagra. Fernández podía ir por la línea, pero habitualmente cerraba su posición para permitirle al lateral que lo hiciese, tocando con él, o con el retroceso de Larrondo. En estos casos, Larrondo salía del área, Fernández se filtraba hacia ella y Villagra se proyectaba. Larrondo podía retroceder en Lo Celso o Domínguez, y que éstos localicen a Villagra o al pique de Fernández, conforme creyeran conveniente.

Central Ataque 4

Lo que empleó consistentemente el Canalla para romper el medio es retrotraer el esférico incluso hacia sus zagueros cuando Godoy Cruz se encontraba muy replegado. Allí, Donatti optaba por pases profundos, en general hacia un Montoya para que recibiera cerca del vértice del área. Pinola, por su parte, prefirió el traslado. Ello marcó un permanente intento de Central en colocar tres hombres ante los tres defensores rivales, con Lo Celso o Fernández abriéndose a la izquierda y a las espaldas de Ceballos. Así, con ese desnivel en igualdad numérica y a las espaldas de los mediocampistas, Fernández podía rematar al arco o centrar, o Lo Celso podía enganchar hacia el semicírculo y luego asistir a sus dos puntas. Este diagrama fue reiterado cuando Domínguez transportaba el esférico.

Central Ataque 5

El conjunto mendocino, por su parte, planteó un 3-4-2-1 en defensa con movimientos constantes en sus carrileros. Ayoví por el centro custodiaba a Donatti y Pinola, mientras que Leandro Fernández retrocedía por la banda con Villagra. Gonzalo Díaz hacía lo propio con Salazar, quedando Domínguez a merced de la presión de Zuqui. Jerez Silva, por su parte, era quien tomaba a Lo Celso. Tanto Zárate como Ceballos debían presionar a Montoya y José Luis Fernández cuando el balón era jugado a su dirección, pero replegarse cuando se hallaba en el sector opuesto para conformar una virtual línea de 4. Así, ambos centrodelanteros eran propiedad de Leonel Galeano, Alejandro Olivares y Danilo Ortiz (generalmente Olivares sobrando y sus laderos yendo a tomar al hombre en juego aéreo).

Sin embargo, una vez Central ya progresando en el campo, Zuqui liberaba a Domínguez para auxiliar a Jerez Silva, mientras que Díaz debía cerrarse levemente (algo que no hizo en demasía) a los fines de bloquear al volante central.

Central marcó diferencias a partir de su insistencia por explotar el juego largo y luego asentarse en el toque horizontal en su mediocampo. Allí iba liberando hombres, particularmente Lo Celso y Domínguez, ante la serie de desajustes que generaba en el doble 5 rival. Con Jerez Silva en un flojo encuentro, y  con muchas grietas entre Olivares y Ortiz (ambos permeables en la marca), Central conseguía filtrarse por la punta derecha de su ataque con asiduidad. Primero, Lo Celso asiste a Montoya por la banda, ante el pobre retroceso de Zárate (otro de mala actuación). Su remate es débil, y el arquero Rodrigo Rey logra retener abajo. Luego, Larrondo saca rápido un lateral hacia Montoya, que encuentra a Lo Celso por el centro. Otro gran pase del juvenil localiza ahora a Ruben, quien dispara al primer poste pero no acierta a portería.

Con los carrileros no pudiendo retroceder correctamente, pronto las chances de quedar mano a mano con la zaga tombina se acrecentaron. Tanto Domínguez como Pinola aprovecharon este factor (acompañado del pobre auxilio de los hombres de punta para estorbar la salida), siendo el central quien se animó a los 10 minutos. Traslada sin oposición delante suyo, mientras Lo Celso se ubica detrás de Ceballos sobre el vértice izquierdo del área. Allí recibe y efectúa un slalom hacia adentro, para luego asistir por elevación desde la medialuna a un Larrondo que baja de cabeza al medio. Ruben, con ventaja, se barre para definir y estampar el 1-0 parcial.

El local intentó responder con un ataque que se gestionaba desde la izquierda y culminaba en la derecha. Para ello, la salida desde Olivares o Jerez Silva solía prolongarse hacia Ortiz, al que Central le permitía el traslado hasta la línea divisoria. Desde allí, podía buscar a Zuqui en el centro, o cambiar de frente hasta Ceballos. Al recibir Zuqui, que era la prioridad tombina, se abría un abanico de opciones que incluía en el giro y gambeta hasta rematar de larga distancia. También podía tocar en corto con Fernández para que cualquiera de ellos intente desde lejos, u ocasionalmente filtren en dirección de Ayoví. Comúnmente, efectuaba la apertura para Ceballos. El lateral tocaba hacia Fernández en pivoteo, y retrocedía hacia Zuqui, que profundizaba de nuevo con Ceballos para su centro. Esta maniobra consistió un intento reiterado del Expreso para pisar el área de Mauricio Caranta. En estos casos, mientras Zárate picaba hacia el área sumándose a Ayoví, Díaz prefería quedarse abierto como puntero esperando un centro más pasado.

GCAT Ataque 1

El intento por progresar por punta izquierda contaba con un extraño intercambio de posiciones entre Díaz y Zárate. Jerez Silva y Ortiz solían abrir la cancha hacia Zárate, que podía tocar por la línea para que Díaz reciba, intente enganchar hacia afuera ante Salazar, y centre al área. Sin embargo, Zárate cerraba su posición y volvía hacia Zuqui o Jerez Silva, dejándole el flanco al descubierto para que Díaz quede libre. Mientras el ex jugador de Boca insistía en subir al área sin pelota, tanto Zuqui (de frente) como Ayoví (de espaldas) eran los encargados de localizar a Díaz por la banda y permitirle enviar al área. Fernández aquí se acoplaba como un segundo delantero en el segundo palo.

GCAT Ataque 2

Defensivamente, el Canalla esperó con su 4-3-1-2 pero con un gran compromiso de cobertura en Larrondo, Lo Celso y ambos volantes externos, fluctuando posiciones conforme el desarrollo del ataque rival. Ambos puntas marcaban a los zagueros rivales, con Lo Celso obturando a Jerez Silva y Nery Domínguez atrás atento a los movimientos de Zuqui. Montoya y José Luis Fernández tenían como objetivo los carrileros, mientras que Salazar tomaba a Gonzalo Díaz. El retroceso de Leandro Fernández podía ser presionado por Villagra, o generalmente por Pinola para intentar anticiparlo (aquí, el lateral lo relevaba). De esta forma, quedaba superioridad numérica para anular a Ayoví (tomado por Donatti en las alturas).

Sin embargo, el juego de ambos volantes por afuera era tal que cerraban su posición cuando el balón se hallaba en el otro sector. Como Godoy Cruz construyó generalmente desde la izquierda, Fernández oficiaba como un doble 5 que tomaba a Zuqui, liberando a Domínguez por detrás para barrer la zona y facilitando que Lo Celso retroceda unos metros. Villagra, para compensar, se adelantaba un poco para cubrir el posible juego mediante Ceballos-Fernández. Salazar, en cambio, quedaba retenido por la presencia de Gonzalo Díaz como puntero permanente. En cuanto a Larrondo, era quien retrocedía un poco para compensar cuando Lo Celso quedaba muy atrás, estorbando a Jerez Silva.

El Tomba no estuvo lúcido en ataque. El movimiento entre Zárate y Díaz nunca tuvo sorpresa, porque Zárate insistió en demasía con su centralización, y entre Montoya y Salazar fueron muy bien absorbidos. Con Ayoví poco participativo y sumamente estático, el juego dependía de la construcción de Zuqui (al que entre Domínguez y José Luis Fernández encerraban apenas tomaba contacto con el esférico) y de la habilidad individual de Leandro Fernández. Recién se arrimó al  cuarto de hora, cuando Ortiz cambia de frente hacia Ceballos. Éste juega hacia el goleador, que pivotea atrás con Zuqui. El volante encara, elude a Domínguez y remata mordido, siendo fácilmente abortado por un sólido Caranta.

La tónica del avance rosarino no se modificó. Las grietas defensivas en el local siguieron estando, y no sólo en su última línea. Nuevamente, un toque atrás de Larrondo hacia Donatti es recibido por el zaguero sin ser molestado. Profundiza hacia Montoya, que engancha dos veces sobre el vértice derecho ante un superado Zárate. Logra sacar un furibundo disparo que Rey, en gran volada, desvía al córner. De ese tiro de esquina, Montoya juega el balón al centro del área. Ayoví (el hombre libre que va en busca de la pelota en las pelotas detenidas en contra) contribuye a su pobre performance con un mal cálculo en el despeje. Ello sorprende a Galeano, a quien le rebota el esférico en dirección al arco cuando forcejeaba con Larrondo. El delantero aprovecha la gentileza punteando ante la salida de un indefenso Rey y decretar el 2-0 categórico.

Tras 20 minutos y con desventaja de 2 goles, Godoy Cruz enfatizó aún más sus desaciertos al ser doblegado por su nerviosismo. Fernández se mostraba corajudo, en cambio, intentando resolver por su cuenta y solicitando el balón en forma permanente. Así, Ayoví descansa en Díaz, quien desde mitad de cancha busca en diagonal por bajo a Fernández, en posición de enlace. Logra sacarse de encima a Pinola y gatillar desde lejos, elevando su remate.

Central, por su parte, se dedicó a cambiar el aire y a explotar los intersticios entre zaga y mediocampo rival a partir de la segunda jugada. Como Godoy Cruz no podía hacerse del balón en el primer despeje, allí Lo Celso (de buena técnica y visión de juego) tenía espacios para decidir. Primero es Villagra quien busca en largo a José Luis Fernández por la banda. Olivares despeja, pero Larrondo captura el rebote. Traslada con espacios hasta disparar en la puerta del área, por arriba. También el Canalla hizo hincapié en la presión hacia Jerez Silva para forzar su error, dado su nivel por debajo del habitual. Entre Lo Celso y Larrondo le birlan el esférico, y es ahora el joven quien puede dribblar. Remata desde la misma ubicación, y con idéntico resultado.

Godoy Cruz, sin otro recurso colectivo que el centro de Ceballos tras combinación con Zuqui y Fernández, fue así como originó al cierre de la etapa inicial su chance más propicia. Ortiz por enésima vez es dejado progresar por la visita, y toca con Zuqui. Éste abre con Ceballos, que envía un buen cruce para que Zárate conecte de cabeza. Su potencia es buena pero es direccionado al cuerpo de Caranta.

Ante la flojísima producción de sus dirigidos y el pobre desempeño del sistema táctico, Heinze decide meter mano en el entretiempo en ambos aspectos. Retira a un zaguero, Danilo Ortiz, para que ingrese el ecuatoriano Kevin Mercado en su lugar. Y diagrama un 4-2-1-3 donde ambos carrileros pasan a ser laterales. Queda Galeano de primer central y Olivares a su izquierda, mientras que Jerez Silva es el volante de contención más marcado. Zuqui se vuelca ligeramente a su costado, pero con obligaciones de salida y traslado. El que pasa a jugar de enlace es Leandro Fernández, con Gonzalo Díaz y Kevin Mercado de extremos para centrar hacia Ayoví.

Centro

Formaciones en el segundo tiempo

La salida continuó focalizándose hacia la izquierda, para que sea Zárate el portador inicial. Con Jerez Silva retrocediendo, quedaba Zuqui por delante del círculo central y Fernández hacia 3/4 como receptores del pase por bajo, reincidiendo así Zárate en su traslado hacia dentro. El objetivo consistía en abrir con Díaz para que abra el pie zurdo y centre. Como variante, era Díaz quien retrocedía para recibir desde Olivares, picando Zárate por la banda. El extremo recurría a la misma maniobra de toque central para que ahora Zárate quede en posición de envío, o maniobraba con un Zárate cerrándose y proporcionándole una pared.

GCAT Ataque 3

La recepción central de Fernández le facilitaba avanzar y rematar, o abrir hacia un Mercado de flojas intervenciones. El ecuatoriano intentaba la personal, enganchando para favorecer su perfil zurdo, o tocaba hacia Ceballos para que él centre al área. Si el balón era recepcionado por Zuqui, además de buscar a Fernández podía abrir a Ceballos, con idénticas intenciones de localizar a Mercado.

GCAT Ataque 4

El plan no resultó. Central absorbió bien la modificación de esquema en su adversario. Cuando la presión era elevada, era Lo Celso el que obturaba a Jerez Silva, para luego dejárselo a Larrondo si Godoy Cruz progresaba. Los volantes externos ahora custodiaban a los laterales rivales, y como el local siguió enfatizando su creación desde la izquierda, José Luis Fernández pudo continuar con su auxilio en el centro, con Villagra listo para el anticipo. Además, Heinze colocó un esquema con punteros que, paradójicamente, terminó centralizando su juego hacia Zuqui (poco beneficiado por esta modificación en el complemento) y Fernández. Allí, los volantes canallas se cerraban y generaban una ventaja numérica que les fue permitiendo recuperar y salir rápido en dirección de Montoya.

En ataque, las cuestiones no variaron. Larrondo pasó a jugar decididamente del centro a la derecha, donde venció en forma constante en el duelo con Olivares. Con Domínguez como distribuidor más marcado, por derecha se insistió en que Larrondo descanse en Lo Celso y el volante central para tocar con Salazar (menos volcado en ofensiva) y que éste extienda hacia Montoya, quien desnivelaba por la banda. Pero habitualmente, y dado el adelantamiento de un rival urgido, Domínguez o los centrales buscaban por elevación a espaldas de Olivares y Zárate para que Larrondo o Montoya ganen fácil en la personal y se vayan de cara al arco rival.

Central Ataque 6

Por izquierda, Villagra sí continuó con su proyección. Fernández centralizó menos su juego, lo que permitió que Domínguez juegue con el lateral para que prolongue hacia Fernández. O bien, que Fernández recibiese abierto y, tras descarga en el pivoteo de Ruben o en Lo Celso, Villagra obtenga el esférico para poder centrar.

Central Ataque 7

Ruben se mostró más activo en la segunda mitad en cuanto al trabajo sucio, con mayor participación en el juego de pivot. Ello permitía que, por izquierda, pudiese recibir el balón enviado desde Domínguez o los centrales, tocar hacia Lo Celso, y que éste filtre en cortada para el centro de Fernández. El traslado de Pinola disminuyó, optando por tocar hacia un muy lúcido Domínguez en el círculo central para generar la apertura con Montoya. Éste tocaba hacia Larrondo y buscaba la devolución con una diagonal interna que le permitiese luego disparar, tocar con Ruben, o descansar en Lo Celso.

Central Ataque 8

El Canalla siguió enchufado y abapulló a su rival en los primeros 10 minutos del complemento. Domínguez corta y se inicia una serie de toques, continuando con la tendencia de lateralizar, entrar y salir hasta encontrar el espacio. Lo Celso culmina abriendo hacia Villagra que juega una pared con Fernández. Villagra luego busca por la banda a Lo Celso, que peina hacia el pique de Fernández completamente liberado. Saca un buen centro al segundo poste, que Rey calcula mal y ve pasar. Por detrás, Larrondo no logra impactar. Luego, un nuevo anticipo de Donatti a Ayoví es tomado por Domínguez, que busca en largo y por arriba a Larrondo. Olivares es fácilmente superado, permitiendo que el delantero controle y dispare, obligando a una brillante intervención al córner del portero.

Tantas ventajas, sumadas a la poca capacidad de Godoy Cruz para retener el esférico, terminaron pagándose caro. Ayoví pierde ahora con Pinola. Domínguez distribuye hacia Donatti, y luego hacia Montoya por derecha. Éste juega una pared con Larrondo que le permite ingresar al área, pero extiende a su izquierda sobre el semicírculo para Lo Celso. El juvenil observa la proyección de Fernández al vacío y le coloca una precisa asistencia para que el volante izquierdo cumpla con la Ley del Ex y establezca un 3-0 demoledor.

Central, sabiéndose superior, comenzó a controlar sus fuerzas a partir de allí. Se replegó un poco en el terreno y le otorgó la responsabilidad a un oponente sin ideas. El Expreso insistió con su improductivo avance desde Zárate para culminar en Díaz, y sintió mucho que Zuqui no pudo imponerse en este nuevo diseño. Todo quedaba reducido a Fernández en algún arresto aislado pero demasiado alejado del área dada su posición de enlace. El que sí se afianzó algo mejor fue Jerez Silva, quien logró interceptar más balones y mostrarse más participativo en su anticipo y apertura a los laterales. Precisamente es él quien se anima a cortar ante Lo Celso y proyectarse por derecha, tocando hacia Mercado. Mercado lo localiza por la banda y Jerez Silva centra, pero su centro sale en dirección al arco y fuerza a Caranta a cachetear al córner por sobre el travesaño.

Coudet introduce su primera modificación a los 25 minutos, cuando retira al interesante Lo Celso para que ingrese Gustavo Colman. Tácticamente no hubo variantes, con un Colman que cumplió idéntica función, pero que se acercaba más a Domínguez para recibir en corto y poder lanzar en profundidad. Así, tras José Luis Fernández prolongar en Larrondo, éste descansa en Colman para que intente filtrar por el centro a Ruben, pero su pase es apenas largo y permite que Rey, en buena lectura, se adelante y anticipe.

Recién el Tomba comenzó a generar alguna inquietud cuando entendió que no podía circunscribir su escalada por la izquierda o en cambios de frente erráticos de Olivares hacia Mercado. A sabiendas que eso facilitaba el trabajo defensivo del conjunto rosarino, Fernández y Zuqui efectuaron algunos cambios de frente que hacían explotar el costado de Ceballos para que avance con espacios. Ello forzó a Central a efectuar un movimiento pendular en el mediocampo buscando coberturas y no encerrando a Zuqui y Fernández por el centro.

Justamente por derecha llegaría nuevamente otra jugada de peligro. Ceballos intenta con Mercado, que embiste a Pinola. El balón suelto le queda a Ayoví, quien busca por bajo el rompimiento de Fernández. Pinola se rehace barriendo el balón a córner antes que el goleador remate. Y luego, llegaría el descuento. Ceballos introduce un lateral al área para que Jerez Silva peine hacia atrás, primereando a Pinola. Luego entre Ayoví y Olivares (adelantado para esta maniobra) vuelven a peinar ante Salazar, dejando a Fernández liberado a sus espaldas. Fernández gatilla de volea y con un gran disparo fusila a Caranta.

Allí llegó un leve desconcierto en el Canalla, pues dos minutos después, Díaz recibe de Olivares y traslada ante Salazar, sacando un excelente centro al área desde 3/4. El balón sobra a Pinola en su único error en la jornada, y Ayoví cabecea solo, sin oposición. Su frentazo, sin embargo, es desviado, en lo que hubiese significado el 2-3 a falta de 10 minutos para concluir el match.

Inmediatamente, se retira el mejor futbolista del partido. Larrondo le deja su lugar a Franco Niell para darle mayor frescura y movilidad al ataque. Central alteró levemente su funcionamiento, gracias a que Ruben era quien retrocedía en forma permanente para recibir de los zagueros o de Domínguez. Ruben descansaba en Colman o Domínguez, quienes localizaban por bajo a Niell. El recién ingresado tocaba atrás con Ruben o con Fernández e inmediatamente ofrecía un pique hacia el área para recibir filtrado del centro a la izquierda y centrar. También Niell y Ruben se mostraban con diagonales cruzadas para que Domínguez y Colman los busquen en largo. El resto del esquema se mantuvo igual, continuándose con las proyecciones de Montoya.

Central Ataque 9

A Godoy Cruz lo desmotivó ese gol perdido por Ayoví, y no volvió a rematar al arco. Leonel Galeano, el más destacable de todo el andamiaje defensivo en el Tomba, sale lesionado y Esteban Burgos lo debe sustituir. Coudet, por su parte, hace descansar a José Luis Fernández en los minutos finales para darle lugar a Damián Musto, en idéntica posición pero con un rol más defensivo.

Final

Formaciones finales

Gran victoria del elenco de Arroyito, dominando el partido en la hora inicial y luego permitiéndose un tenue relax dada la diferencia abultada. Con una gran producción colectiva en la presión y recuperación, tuvo en Larrondo a un faro que aguantó, descargó, asistió y hasta convirtió. Lo Celso se mostró como un muy buen reemplazo de Cervi, con otras características. Es más pensante y cerebral, y fue fundamental en pases a 45 grados como los que otorgó en los goles de Ruben y Fernández. Ambos volantes externos fueron sacrificados en defensa y con buena vocación ofensiva, pisando el área rival con asiduidad. Detrás de ellos, Domínguez tuvo una sobria y convincente labor para dominar el centro del terreno sin un ladero como Musto, y distribuyendo juego (algo que se notó aún más en el complemento al explotar su pegada en largo). Sin verdaderos puntos bajos, es de destacar el nivel de Pinola en su retorno al fútbol nacional, dándole jerarquía a una zaga muy rendidora junto a Donatti. Central se mantiene expectante y sabe que aún debe enfrentar al puntero y al escolta en los 5 partidos que le restan. La temporada de Coudet (que también se mantiene vivo en Copa Argentina) ha superado todas las expectativas, pudiendo sacarle todo el jugo posible a un muy interesante plantel con bastante versatilidad en la toma de decisiones. Ha empleado a Ruben con Niell más retrasado. Ha jugado con volantes con vocación de extremos como Cervi y César Delgado. Ha utilizado volantes abiertos tradicionales como Fernández y Montoya. Ha variado entre doble 5 (Musto-Domínguez) o dejarlo a Domínguez solo. Y en líneas generales, su elenco ha respondido.

Godoy Cruz aún no cuenta con una identidad, y a diferencia de partidos previos donde el esquema 4-3-3 era evidente, en esta ocasión nunca se interpretó con claridad qué es lo que se pretendía del juego. Con mucha permeabilidad entre defensa y mediocampo, se utilizaron carrileros que se cerraban en su traslado (Zárate), un enlace netamente volcado de extremo, y un Fernández que debía salir de su hábitat para ser un híbrido entre creativo y puntero derecho. A ello se sumaron numerosas actuaciones de bajo nivel, puntualmente Olivares, Ortiz, Zárate y Ayoví. En la segunda mitad, con el 4-2-1-3, Jerez Silva levantó pero Zuqui se vio perjudicado, y Mercado ingresó con el pie izquierdo. Incluso, algunas decisiones como emplear a Mercado con perfil invertido pueden parecer cuestionables. En todo momento (y particularmente en el complemento), el equipo pecó de previsible, machacando por una punta y luego centralizando el juego, lo que tornó sencillas las coberturas de Central. Atrás se defendió mano a mano con frecuencia, y en el afán por anticipar, tanto Olivares como Zárate fueron sobrados en más de una oportunidad. Rey, Galeano, Fernández y Zuqui terminan siendo quienes aprueban dentro de un panorama gris. Heinze se encuentra en la cuerda floja, y deberá intentar recomponer sus piezas para que el cierre de campeonato sea decoroso (incluso apuntando a la Liguilla Pre Sudamericana).

Grandes Batacazos: Liverpool 3 (3) – Milan 3 (2)

Se preguntarán, con justa razón, qué hace éste partido en ésta sección. Pues bien, para nosotros la condición de batacazo no se la dio ni la actualidad de cada equipo, ni la composición de sus planteles, ni el recorrido de cada uno para llegar a la final de aquella 50ava edición de la UEFA Champions League. No, creemos que fue batacazo por el resultado final, teniendo en cuenta el marcador parcial con el que culminó el primer tiempo. Ni el más optimista hubiese pensado que el Liverpool podía ser capaz de dar vuelta el abultado resultado de tres goles abajo con el que se fue al vestuario aquel 25 de mayo de 2005.

Picture02

Esta vez no tiene mucho sentido hacer el flashback ya que la historia que vamos a contar transcurrió un año después del partido reseñado en el último post de esta sección, sin embargo vamos a tirar unos pocos datos de color para rellenar con un par de renglones (?). En aquel 2005, el Balón de Oro fue para Ronaldinho, quien venció en la terna final a Frank Lampard y Steve Gerrard (figura excluyente de éste Liverpool campeón continental) a pesar de que su Barcelona tuvo una magra participación en la Copa; el Papa Juan Pablo II fallecía, dejándole su lugar a Benedicto XVI, mejor conocido como El Papa Nazi (?); mientras que el gran George Best se iba de gira y pretemporada (?) a los 59 años.

Era un miércoles nublado en Argentina y la final de la Champions League no se disputaba los sábados como ahora, pero nos había tocado la suerte de celebrar nuestra Revolución de Mayo el mismo día en que se jugaba el partido definitorio de la competencia más importante a nivel de clubes del viejo continente, por lo que estaba todo dado para poder disfrutar de una de las mejores finales de la historia sin tener que faltar al laburo (?).

En el Estadio Olímpico Atatürk de Estambul, en Turquía, ante más de 70 mil personas y sin ningún disturbio (?) se enfrentaron los equipos que comandaban por ese entonces el último DT saliente y el actual Míster del Real Madrid, hablamos de Carlo Ancelotti y Rafa Benítez, que en ese entonces dirigían al Milan y al Liverpool respectivamente.

El equipo Italiano ganó cómodo el Grupo F, con 13 unidades y lo siguió a la siguiente fase el Barcelona, que se ubicó segundo con 10; afuera habían quedado el Shakhtar Donetsk ucraniano y el Celtic escocés. Por su parte, el conjunto inglés clasificó a octavos de final obteniendo la segunda ubicación (10 puntos) del Grupo A, primero había quedado el Mónaco francés y eliminados el Olympiacos griego y el Deportivo de La Coruña gallego (que se convirtió en el primer equipo de la historia de la Champions League en no marcar goles en la fase de grupos).

¿Querés saber cuál fue el camino a la final de cada equipo? Bueno, te lo contamos (?) Los Reds vencieron al Bayer Leverkusen en octavos (6-2), a la Juventus en cuartos (2-1) y al Chelsea en semifinales (1-0); mientras que los rossoneri eliminaron al Manchester United en octavos (2-0), a su clásico rival, el Inter en cuartos (5-0) y al PSV Eindhoven en semis gracias al gol de visitante (3-3).

Andaba flojo de jugadores el Milan (?)

Andaba flojo de jugadores el Milan (?)

Entremos de lleno al partido. No había pasado un minuto de juego y el Milan se ponía arriba en el marcador. El conjunto italiano capitalizó un tiro libre desde el costado izquierdo a la altura del área, Andrea Pirlo envió un centro que il capitano Paolo Maldini conectó de derecha en el punto del penal para vencer a Dudek. 1 a 0 desde el vestuario. Recién al final del primer tiempo el Milan ampliaría la diferencia con dos golazos de Hernán Crespo, pero antes sufría la anulación de un tanto de Andry Shevchenko, quien había recibido un pase de Kaka para definir con la cara interna del su botín derecho al palo izquierdo del golero. La gestación del segundo gol fue similar al anulado previamente, Maldini le pasó el esférico al brasilero, que avanzó con pelota dominada por el centro del campo de juego, los puntas se abrieron y los defensores fueron en busca del hombre que poseía el balón, salvo que esta vez pudo soltarlo a tiempo y habilitar al ucraniano que desbordaba por la izquierda, éste a su vez envió un pase al centro del área para que el goleador argentino sólo tenga que empujar la pelota al fondo de la red. El tercero llegó antes de que los equipos se fueran al vestuario. Kaka recibió de espaldas un pase atrás de la mitad de la cancha, giró sobre su eje para quedar de cara al arco rival y metió un pase largo y milimétrico para Crespo, que encontró el balón en el borde del área y definió picándola ante la salida de Dudek, decretando el 3 a 0 con el que se irían al descanso.

¿Qué digo gol? Recontra golazo! (?)

¿Qué digo gol? Recontra golazo! (?)

El Liverpool salió a la cancha con un cambio para afrontar el segundo tiempo, el mediocampista alemán Dietman Hamann entró por el defensor Steve Finann (previamente, a los 23 del PT Rafa Benítez había sustituido al australiano Henry Kewell por el checo Vladimir Smicer). De arranque nomás, Xabi Alonso intentó con un disparo desde Anlfield (?) que se fue dándole un piquito al palo derecho de Dida. Respondió Milan aprovechando los espacios que dejaba la defensa de su rival y en una contra a Hyypia no le quedó más remedio que bajar a Kaka en el borde del área, Shevchenko se encargó del tiro libre y su remate con destino de gol encontró las manos de Dudek que envió el balón al córner. A partir  de este momento llega la ráfaga de amor ♫ del Liverpool, fueron solo 6 minutos para marcar 3 goles y lograr el empate. A los 54´ Riise recibió el balón recostado en izquierda y envió un centro al punto de penal que Steve Gerrard cabeceó sin marca alguna para marcar el descuento; a los 56´, el recién ingresado Hamann le pasó el balón a Xabi Alonso y éste lo cedió a Smicer, que sacó un sablazo que se metió en la ratonera derecha de Dida; cuatro minutos más tarde, Gerrard se inventó un penal al zambullirse dentro del área cuando era perseguido por Gennaro Gattusso y Xabi Alonso marcó el empate, no desde los doce pasos ya que Dida le había tapado el remate, sino gracias a que aprovechó el rebote corto que dejó el arquero. Después de la parda todo fue del Milan, Carragher se revolcaba una y otra vez tratando de que los delanteros rivales no definan con comodidad. Lo cierto es que pudo ganarlo el club italiano y más cierto aún es que no lo ganó (?). Así finalizaron los 90 minutos.

Xabi Alonso y Milan Baros, el Maradona checo (?) gritando el gol del empate.

Xabi Alonso y Milan Baros, el Maradona checo (?) gritando el gol del empate.

Ya en el alargue el Milan siguió insistiendo para impedir que el partido llegue a la instancia de los penales. Se lo perdió Jon Dahl Tomasson que no pudo conectar un centro cuando entraba solo por la derecha y luego Dudek le sacó una pelota en la línea a Shevchenko cuando estaba desparramado en el piso, ganándose el saludo de sus compañeros que lo abrazaban como si hubiese convertido un gol. Sin poder romper la paridad, llegaba el momento de definir el partido en la tanda de penales.

El primero en agarrar el balón fue el jugador del Milan Serghino, quien remató por encima del travesaño; Hamann convertía para el Liverpool; el siguiente turno fue de Pirlo mientras que Dudek empezaba a saltar y moverse antes de que el italiano remate, y le salió bien ya que pudo contener el remate del excelso shooteador;  Djibril Cissé ampliaba a dos la diferencia para el club inglés; descontó Tomasson y luego Dida le tapaba el remate a Riise acortando la distancia para el conjunto italiano; reafirmaba Kaka, que con absoluta tranquilidad empataba el marcador; Smicer marcó el cuarto de los Reds, poniendo el 3:2; era el turno de Shevchenko, quien tenía que convertir el último penal de su equipo para empatar la serie y rogar que el Liverpool no convierta el suyo para estirar la tanda de penales, sin embargo el ucraniano no pudo vencer el baile exótico del polaco, quien tapó su remate con la pierna, convirtiéndose en la cara visible de la derrota (?).

El meneaito, el meneaito, el meneaito, ahí, ahí, ahí, ahí ♫

El meneaito, el meneaito, el meneaito, ahí, ahí, ahí, ahí ♫

Así fue cómo el equipo de Rafa Benítez, quien había levantado la Copa UEFA un año antes con el Valencia, llevó al equipo de Anfield a su primera final de la Champions League después de 20 años y a consagrarse por quinta vez como el club más grande de Europa. Mientras que el Milan tendría pronta revancha ya que dos años más tarde obtendría este mismo torneo y, con ello, la oportunidad de vencer a su clásico rival en Japón con una actuación de ese brasilero que pintaba para crack (?).

A manera de cierre, el Milan llegaba como favorito, había eliminado a equipos importantes en la fase del mata-mata y venía de dar una muestra de carácter al dar vuelta el partido de semifinales frente al PSV, quien lo había vencido por 3 a 1 en el partido de ida. Además, si miramos las formaciones, en nombres era un poco superior a su rival. Para colmo, esa condición la revalidó a través del gol de Maldini antes de que se cumpla un minuto de juego. A pesar de que al Liverpool en ese momento se les quemaron un par de papeles y que con los dos goles posteriores se le prendieron fuego todas las cajas que guardaban en Iron Moutain (?), tenía una historia copera (aunque no tan contemporánea) que no se podía obviar. Sin embargo ¿quién en su sano juicio iba a apostar que iba a poder dar vuelta ese resultado? Por cosas como éstas es linda el fútbol, porque de vez en cuando te sorprende y te regala un buen tema de conversación cuando ya agotaste el debate de cuál es la mejor pizzería no sabés de que más hablar (?).